Estudiar una carrera universitaria no siempre te garantiza un empleo, o al menos no uno que esté relacionado con tu formación. Sin embargo, los datos demuestran que cuanto mayor sea el grado de estudios que hayas alcanzado, menos posibilidades tendrás de estar en el desempleo.

Según los datos del INE (Instituto Nacional de Estadística), la tasa de paro entre aquellos que tienen estudios superiores (carrera universitaria o formación profesional) es del 8,8%. Por el contrario, el desempleo entre los que sólo han estudiado educación secundaria es del 20%.

¿Es realmente necesario ir a la Universidad hoy en día?

Sin embargo hay carreras con las que será más sencillo obtener un trabajo, ya que el mercado laboral exige cada vez competencias más concretas. Las carreras universitarias con más salidas sufren variaciones a lo largo del tiempo, y no siempre van a ser las mismas. Lo que estudies hoy, puede que no tenga tantas salidas mañana, dependiendo del mercado de trabajo y sus necesidades.

A pesar de que el mercado laboral es cambiante, hay carreras universitarias con las que muy probablemente obtendrás un empleo al salir de la facultad.

La comunidad Emplea Universia elabora un análisis anual a partir de las ofertas que se registran en su base de datos. A través de este estudio te mostramos las carreras universitarias con más salidas laborales.

Ingenierías

En los últimos años las carreras técnicas han sido las más demandadas por los empleadores. Entre todas ellas, la que más oferta laboral atrae es ingeniería informática.

Y no es sólo porque ahora triunfen las empresas tecnológicas, sino porque todas las empresas necesitan evolucionar tecnológicamente para crecer.

El ámbito digital es cada vez más importante y los informáticos tienen mucho que aportar al mercado de trabajo. Ingeniería de telecomunicaciones e ingeniería industrial también son altamente demandadas.

Administración y dirección de empresas

Los profesionales que han estudiado administración y dirección de empresas cuentan con un perfil muy versátil. Pueden trabajar prácticamente en cualquier sector y todas las compañías necesitan de sus conocimientos. Son los encargados de la gestión administrativa, de los análisis fiscales y financieros de la empresa, y también pueden poner en marcha planificaciones estratégicas.

Si estudias esta carrera es muy posible que obtengas un empleo al terminar la universidad.