Educación

Crecer en espacios verdes se relaciona con un CI más alto, según este estudio

niños ci zonas verdes

Un nuevo estudio realizado en niños y llevado a cabo en Bélgica sugiere que crecer en entornos con más espacios verdes puede aumentar la inteligencia y reducir el comportamiento problemático infantil.

Son ya una buena pila los estudios que nos han confirmado algo que ya sabíamos por instinto: estar en contacto con la naturaleza de la que somos parte nos hace más felices. Así, pasar tiempo al aire libre en espacios verdes puede disminuir condiciones como el estrés, la ansiedad y la depresión, mejorar la calidad del sueño o elevar el rendimiento cognitivo y la capacidad de atención. 

En contrapartida, los urbanitas tienen más papeletas para sufrir trastornos psiquiátricos, menor índice de felicidad, problemas para dormir y enfermedades cardiovasculares y respiratorios debido a la contaminación, que acorta la esperanza de vida hasta en tres años y se cobra miles de víctimas mortales cada año: 400.000 europeos, sin ir más lejos. El asma, el cáncer o la obesidad se ceban más con ellos que con los habitantes de zonas rurales o semirrurales. También padecen más los efectos del sedentarismo.

Por qué los árboles deberían reemplazar al aire acondicionado en las ciudades

Teniendo en cuenta que las Naciones Unidas proyecta que el 68% de la población mundial vivirá en ciudades para 2050, o lo que es lo mismo, casi dos tercios de la humanidad, es importante explorar políticas ambientales que introduzcan más espacios verdes en las ciudades y les den prioridad para mejorar la calidad de vida de sus habitantes, contra el efecto isla de calorluchando a la par y el calentamiento global.

En esta línea, un interesante estudio publicado en PLoS Medicine, apunta a que los niños criados en en entornos con más espacios verdes, incluso entornos urbanos con parques, pueden aumentar la inteligencia y reducir el comportamiento problemático. La inteligencia se muestra en asociación con espacios verdes en un radio de 3000 m alrededor de la residencia actual en gemelos que viven en un área urbana (n = 232), suburbana (n = 126) y rural (n = 254).

Bijnens y col.

Bijnens y col.

En el estudio, publicado en PLoS Medicine, los investigadores examinaron el desarrollo de 310 pares de gemelos de entre 10 y 15 años que vivían en Bélgica. Usando imágenes de satélite, los investigadores midieron la cantidad de espacios verdes cerca de las casas de los gemelos, que estaban ubicados en entornos rurales, suburbanos o urbanos. A continuación, también se comparó la proximidad a los espacios verdes con la inteligencia y también ajustaron factores como el sexo, la edad y los ingresos familiares del vecindario.

Los resultados revelaron una correlación positiva significativa: un aumento del 3,6 por ciento en los espacios verdes se asoció con un aumento del coeficiente intelectual de 2,6 puntos y una disminución de 2 puntos en la lista de verificación de conducta infantil de Achenbach, que mide los problemas de conducta. Aquellos criados en entornos casi privados de zonas verdes mostraron más probabilidades de tener un coeficiente intelectual por debajo de 80.

En contrapartida, mientras que el 11,9 por ciento de los niños criados en un entorno verde tenían un coeficiente intelectual en el rango superior, solo el 4,2 por ciento de los niños criados en verde bajo entornos probados en esta gama. La investigación no concluye exactamente que la falta de espacios verdes cause una disminución de la inteligencia en los niños, pero sí apoyan la evidencia creciente de que los entornos verdes están asociados con nuestra función cognitiva, como las habilidades de memoria y la atención.

“Lo que este estudio agrega con el coeficiente intelectual es una medida clínica más sólida y bien establecida. Creo que los constructores de ciudades o los planificadores urbanos deberían priorizar la inversión en espacios verdes porque es realmente valioso crear un entorno óptimo para que los niños desarrollen todo su potencial”, apunta a The Guardian Tim Nawrot, profesor de epidemiología ambiental en la Universidad Hasselt en Bélgica.

Fuente | Big Think

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.