Es bien sabido que los perros pueden responder de una manera mucho más eficiente a los nombres pronunciados por sus dueños, aunque no pasa lo mismo con los gatos. Si bien los gatos parece que responden ligeramente a la llamada de sus dueños, nunca al mismo nivel que el de los perros.

Ahora científicos de la Universidad de Sophia en Japón han demostrado que si bien los gatos pueden reconocer su nombre entre un conjunto de palabras, no sienten el impulso suficiente como para hacerlo caso.

¿Por qué ronronean los gatos? Las razones te pueden sorprender

Para demostrar la teoría, se colocaron distintos gatos en una habitación mientras escuchaban una voz que decía cuatro palabras seguidas del nombre del gato. La entonación y el ritmo de la voz fueron los mismos para las cuatro palabras y el nombre, pero en una ronda con una voz desconocida y en otra con la voz de sus dueños.

Los científicos observaron a los animales mientras escuchaban las distintas palabras con el nombre, y si bien no recibieron una respuesta mayúscula, sí que notaron un ligero movimiento de la cola.

Los científicos llegaron a una curiosa conclusión: si bien estaba claro que los gatos podían reconocer esa palabra del nombre, realmente el animal no es consciente que esa palabra reconocible sea “su nombre”. Sugieren que la palabra es reconocible a los gatos debido a su fuerte correlación con la recompensa y el castigo.

De esta manera cuando llamas a tu gato por el nombre cuando le traes su comida favorita no es que esté respondiendo a ese nombre en sí, sino que ese sonido de su nombre lo relaciona a que le vas a satisfacer el hambre.