Entretenimiento

¿Qué es el veranillo de San Miguel y qué dice la evidencia científica sobre él?

veranillo

El veranillo de San Miguel, también conocido como el Veranillo de los Arcángeles o del Membrillo se trata de ese breve lapso popular de sol y calor de principios del otoño. ¿Es un fenómeno real o forma parte de la cultura popular sin demasiadas evidencias?

Los últimos coletazos de buen tiempo antes de que el otoño se despligue plenamente -y con él, sus setas, frutos secos y calabazas, lluvia y hojarasca de colores rojizos, castañas y días más cortos y frescos- han sido bautizados por la cultura popular como el veranillo de San Miguel, una especie de bonus-track del estío que suele permitir disfrutar de un pequeño puñado de días soleados y calurosos en el inicio de la estación otoñal.

¿Qué son las noches tropicales y por qué suceden cada vez más a menudo?

La razón de este apodo es que hoy, 29 de septiembre, es día de San Miguel. Tal y como explican desde Eltiempo.es también se suele apodar como el Veranillo de los Arcángeles o Veranillo del Membrillo -ya que coincide en el tiempo con la maduración de este fruto-. En otros países como Estados Unidos tienen el Indian Summer, mientras que el fenómeno parejo en los países de habla alemana se conoce como Altweibersommer.

En líneas generales los veranillos –también existe el de San Martín en torno al 11 de noviembre- son fenómenos atmósfericos de carácter anual en los que, en el transcurso de unos pocos días, las temperaturas son más altas que los valores anteriores hasta que recuperar la bajada gradual propia del otoño. Algunos refranes avisan que “Cuanto más fuerte sea el veranillo, guárdate más del frío” o “Por San Martín, la nieve en el pino, y por San Andrés, la nieve en los pies”.

La evidencia científica en torno a este fenómeno existe, sino es una cuestión más bien estadística: nos hallamos en un período del año con la atmósfera cambiante y la transición entre el verano y el otoño propicia que los días cálidos se alternen con los frescos. Atendiendo a la lectura de las medianas históricas se puede atisbar la coincidencia con las tradiciones populares.

De hecho, no todos los años el clima nos obsequia con estos días de paréntesis dorado: ha habido diversas riadas e inundaciones trágicas como las que afectaron a Lorca, Puerto Lumbreras, Málaga, Almería o Alicante en 2012 entre el 29 y el 30 de septiembre.

En todo caso, a nivel tradicional son días de tareas agrícolas como la vendimia, de recoger cosechas, el momento de preparar mermelada con membrillo, y degustar este fruto. También suele haber fiestas populares en muchos pueblos, que agradecen al cielo la bonanza meteorológica. Como dice el refranero “por el Veranillo de San Miguel están los frutos como la miel”. También, “por San Miguel, primero la nuez, la castaña después”. 

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.