Entretenimiento

Por qué el primer concierto poscovid del Liceu ha sido para 2.300 plantas

concierto-plantas-covid

En la reapertura del Gran Teatro Liceu de la capital catalana un cuarteto de cuerda interpretó Crisantemi de Giacomo Puccini pero no para unos espectadores de carne y hueso, sino para casi 2.300 plantas como monsteras y ficus. ¿De dónde surge la iniciativa?

La música amansa a las fieras, da forma a sentimientos para los que no bastan las palabras y es un poderoso lenguaje universal. Tanto que ha sido la herramienta usada por un cuarteto de cuerda en el Gran Teatro Liceu de la capital catalana para que repensemos nuestra relación con la naturaleza y tomemos consciencia de la importancia de la sostenibilidad. Para ello, en la reapertura tras la pandemia de este emblemático epicentro cultural, las butacas no fueron ocupadas por personas sino por plantas.

No, las plantas no limpian el aire de tu casa: necesitarías entre 10 y 1.000 por m²

Fue este lunes cuando en la inauguración de la nueva normalidad el silencio en el que estuvo sumido el teatro volvió a inundarse de los habituales compases de la obra “Crisantemi” del italiano Giacomo Puccini. Lo hizo con una metáfora visual: miles de ficus, monsteras, palmeras y otras plantas fueron los testigos presenciales del retorno musical, simbolizando el espacio que la naturaleza ganó durante el confinamiento y cómo el ser humano deteriora los recursos ambientales.

El espectáculo fue concebido por el artista conceptual Eugenio Ampudia durante el confinamiento, cuando escuchaba con más fuerza que nunca los cantos de los pájaros y veía cómo las plantas de cerca de su casa crecían impetuosas. En la rueda de prensa, el creador explicó que su idea fue entrar como malas hierbas dentro del Liceo para convertirlo en algo vivo, expresando el poder de la naturaleza y componiendo un poema visual. “A la vez, es una sutil metáfora que nos devuelve una sonrisa”, declaró el director artístico del Liceu, Víctor García de Gomar.

Usando el poder del streaming, el concierto se emitió online a través de la web del teatro para que otras personas pudieran poner la música para deleitar a las plantas de su casa. “Creo que todas esas plantas en su interior, en sus células, en su fotosintesis, tendrán en cuenta desde ahora que han estado en este concierto”, explicó Ampudia, que también adelantó que todas las plantas oyentes del concierto serán donadas a sanitarios que contribuyeron a frenar la pandemia.

Cabe recordar que durante el confinamiento la contaminación experimentó un importante descenso, los canales venecianos se tornaron cristalinos y llenos de peces, la bioluminiscencia hizo brillar a las playas de Acapulco, tortugas en peligro de extinción pudieron anidar tranquilas en las playas indias y en definitiva, la vida salvaje volvió a brillar y a ocupar el lugar que les corresponde por derecho. La concienciación, sea a través de la información o del arte, es más necesaria que nunca.

Fuente | DW

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.