Entretenimiento

Por qué nunca deberías fregar los platos durante una tormenta

Por qué nunca deberías fregar los platos durante una tormenta

Aunque parezca tener regusto a bulo o a leyenda urbana, lo cierto es que no deberías fregar los platos durante una tormenta eléctrica. Ducharte o lavarte las manos también puede resultar peligroso, y te explicamos por qué.

¡Rayos y retruécanos! Cuando las ventanas relucen por el brillo intermitente de los relámpagos y los truenos hacen temblar el vecindario, no deberías fregar los platos. 

La razón es que si la instalación de las tuberías no es correcta, la electricidad de un rayo puede moverse a través de las tuberías y el agua, ocasionando una peligrosa descarga. 

En un informe de Accuweather,  John Jensenius, especialista en seguridad contra rayos del Servicio Meteorológico Nacional de Estados Unidos explica que es importante alejarse “de todas las cosas que conducen electricidad dentro del hogar, incluyendo tanto cables como tuberías”. Mantén el agua cerrada cada vez que escuches un trueno y el menor número posible de electrodomésticos conectados.

5 fenómenos naturales que la ciencia no ha podido explicar

Jensenius también responde a la idea de que las tuberías de plástico hacen que sea seguro usar las tuberías de su hogar durante una tormenta. “El agua también puede conducir la electricidad”. Tocar cualquier electrodoméstico con cable, como la batidora de mano, la tostadora o la licuadora, puede ser inseguro durante una tormenta, una regla que se extiende a otros dispositivos como la tele, el PC o el teléfono fijo. 

La norma es: cualquier cosa que esté conectada a la pared o que también tenga conexiones a las tuberías de su hogar, como el lavavajillas, pueden ser potencialmente peligrosa. No son solo las tuberías de metal las que implican riesgos, sino que los expertos alertan que puesto que las impurezas en el agua del grifo también pueden transportar electricidad, las de plástico también resultan peligrosas.

Debido a que los rayos pueden caer a una distancia de hasta 16 kilómetros distancia, si puedes escuchar los truenos, debes tomar precauciones. Aguarda un ratito hasta que pase el episodio para cocinar, lavar los platos o descolgar el teléfono. Ya sabes, después de la tormenta siempre llega la calma.

Fuente | Reader´s Digest

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.