Entretenimiento

¿Para qué sirve en bolsillo pequeño de los pantalones vaqueros?

bolsillo de unos pantalones vaqueros

Prácticamente todo el mundo tiene uno o varios pantalones vaqueros. Se trata muy probablemente de la prenda de vestir más popular del planeta, común a distintas generaciones. Aunque evolucionan constantemente siguiendo la moda, hay elementos de los vaqueros que se mantienen inalterables. Uno de ellos es el bolsillo pequeño que prácticamente todos tienen.

Algunos fabricantes los han ido eliminando con el paso del tiempo, pero no todos. El bolsillo de los pantalones vaqueros sigue ahí como una reliquia cuya utilidad se remonta al siglo XIX, exactamente a la invención de esta prenda por parte de Levi Strauss y Jacob Davis, los padres de esta popular ropa.

La respuesta a este curioso interrogante tiene mucho que ver con la forma de vida de la épocaEn 1871 Estados Unidos era aún una colonia británica en expansión, y los territorios del oeste estaban en proceso de población por parte de los colonos del este. No era fácil la vida en estos escenarios aún salvajes en muchos casos.

Errores al lavar la ropa que todos cometemos en casa

En este contexto, se entiende que la mayoría de los usuarios de los pantalones vaqueros estaba compuesta -y esto no es una sorpresa- por vaqueros y también por mineros, además de por trabajadores de algún otro sector muy expuestos a las condiciones climatológicas y a una dura vida. Estos pantalones son muy resistentes y duraderos, ideales para estos trabajos.

Dicho esto, a medida que se fueron popularizando, se incluyó un bolsillo que resultó de utilidad a todo el mundo, el conocido como bolsillo pequeño de los pantalones vaqueros, pero ¿para qué sirve? Fácil: para el reloj de bolsillo. Aunque actualmente se utiliza para guardar tickets y monedas de céntimo sin utilidad, entonces era ideal para guardar el único reloj que existía.

Aunque actualmente ha caído en desuso, sigue ahí como rastro de la historia de estas prendas. Es probable que se mantenga a lo largo del tiempo como una reliquia de otra época.

Artículo original publicado en Computerhoy

Te recomendamos

Sobre el autor

Eduardo Álvarez