Entretenimiento

Niue, declarada primera nación de cielo oscuro en el mundo

niue

En un mundo encharcado de contaminación lumínica -toda una amenaza para nuestros ritmos circadianos y para la vida de animales y plantas-, la oscuridad es un ideal por el que luchar y un bien a restaurar y proteger. Por ello, la nación de Niue se ha llevado un premio.

Una peculiar e interesante asociación sin ánimo de lucro quiere preservar los pocos entornos nocturnos naturalmente oscuros de nuestro planeta y protegerlos de la contaminación lumínica artificial. Se trata de la Asociación Internacional del Cielo Oscuro (IDA), la cual acaba de anunciar una importante primicia mundial: la pequeña nación de Niue en el Pacífico Sur es el primer país en ser acreditado formalmente como International Dark Sky Place, o lo que es lo mismo en castellano, primera nación de cielo oscuro.

La gente de Niue está comprensiblemente orgullosa y encantada de recibir un reconocimiento tan importante de la Asociación Internacional de Cielo Oscuro”, dice Felicity Bollen, CEO de Turismo de Niue. Esta pequeña población insular del Pacífico con poco más de 1.600 habitantes tiene un autogobierno en estado de libre asociación con Nueva Zelanda y destaca por ser una de las islas coralinas más grandes del mundo, con clima tropical y actividades centradas en horticultura de subsistencia y turismo.

International Dark Sky Places acreditarán a espacios reconocidos por políticas de iluminación responsables que mantienen el ambiente nocturno naturalmente oscuro. Cabe destacar que hay más de 130 de estos sitios oscuros acreditados en todo el mundo, incluidos parques, reservas y comunidades locales, pero nunca hasta este momento se había otorgado el honor a un país entero como este.

Este pueblo noruego tiene luz seis meses al año gracias a espejos gigantes

La proliferación nociva de la luz eléctrica es tan grave que se estima que un tercio de la humanidad ya no puede ver la Vía Láctea. En los últimos años, el problema solo se ha agravado por la aparición de fuentes de contaminación lumínica en la órbita terrestre baja. Entre los efectos negativos de este fenómeno destacan la alteración de ritmos bioquímicos, trastornos del sueño, desaparición o migración de miles de especies -la súbita bajada de luciérnagas da buena fe de ello- o efectos negativos sobre la vegetación.

En este contexto, el papel de la AIF para crear conciencia sobre el cielo nocturno natural. Para ser reconocido como un sitio de preservación de la oscuridad, las autoridades locales deben presentar una solicitud a través de la AIF y demostrar el apoyo de la comunidad a la iniciativa a través de diversas medidas de protección. 

En el caso de Niue, el gobierno ha prometido una gestión continua para preservar los cielos oscuros del país, incluyendo los esfuerzos para reemplazar las farolas en toda la isla y mejorar la iluminación doméstica, tanto como medidas para eliminar la contaminación lumínica innecesaria y mantener vivas las costumbres tradicionales e intemporales de mirar las estrellas.

“Los cielos de Niue han sido observados y apreciados durante siglos”, explica la anciana y guardiana cultural local Misa Kalutea, tal y como recoge Science Alert. “El estado de la nación del cielo oscuro agrega un nuevo énfasis a la importancia de nuestro conocimiento tradicional, proporcionando una razón para volver a contar y compartir este conocimiento antes de que se pierda”.

Imagen | Pia Andrews

Fuente | Science Alert

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.