Entretenimiento

¿A qué diablos sabe tu nombre? Esta periodista británica con sinestesia te lo cuenta

Esta periodista británica con sinestesia te dice el sabor de tu nombre

El nombre de Amelia sabe a muesli mientras que el de Jesús tiene el sabor de los chocolates de la marca Maltesers. Al menos así es para la periodista británica Julie McDowall, quien debido a su sinestesia es capaz de saborear las palabras.

La sinestesia es una condición en la cual las personas que la experimentan parecen tener los sentidos conectados. Según el instituto Max Plack, entre el 2% y el 5% de la población mundial tienen algún grado de sinestesia, y aunque se conoce que suele heredarse, aún poco se sabe sobre los genes responsables de esta peculiar condición.

11 trucos para saber si la comida está mala, según la ciencia

La sinestesia no es por tanto considerada una enfermedad, y en la mayoría de los casos, las personas que la experimentan suelen describirla como algo divertido. En esta conexión de sentidos, una persona con sinestesia podrá asociar días de la semana a colores, revivir experiencias que incorporan formas y colores al oír música o saborear las palabras.

Este es el caso de Julie McDowall. La periodista tienen una ‘sinestesia léxico-gustativa’ que se relaciona con el gusto y las palabras, por lo que es capaz de catalogar una palabra por el sabor que le produce.

Cuando McDowall revelaba en su cuenta de Twitter que tenía esta condición y era capaz de describir los sabores que experimenta al oír un término, un aluvión de comentariosllegaban a su cuenta.  En tan solo 24 horas al rededor de 6 millones de usuarios le preguntaban sobre el sabor de su nombre. 

Según recoge la BBC en una entrevista a McDowall, tanto ella como su hermana descubrieron que tenían sinestesia a la edad de 8 años, cuando su tía les comentaba su intención de llamar Sarah a su futura hija. La respuesta de ambas fue que Sarah “tenía el pelo grasiento y era asqueroso”.  Ambas descubrieron entonces que habían heredado la particular experiencia de su madre.

“Cuando escucho una palabra, puedo probar algo automáticamente. A veces puedo sentir una sensación o una imagen, pero sobre todo es solo un gusto”, describía Julie al medio.

McDowell, que se dedica al periodismo relacionado con temas nucleares, afirma en una entrevista en la radio que cuando decidió contar su experiencia en Twitter simplemente buscaba compartir algo gracioso después de lanzar un post en torno a “a la caída de una bomba nuclear”.

El tuit no solo fue recibido con diversión, sino que despertó el interés general de los usuarios de la comunidad interesado en conocer el sabor de su nombre.  Tal está siendo el número de peticiones sobre el sabor de los nombres, que McDowell ha comenzado a solicitar una donación a su blog a cambio de saborear tres nombres.

Si quieres saber a qué sabe tu nombre, solo tienes que contribuir en este enlace de Paypal. Advertimos que por los nombres que se han dado a conocer no todos saben igual de bien.

(Simone es una rebanada de carne Spam (marca de comida enlatada) y Shane es un mordisco de cera para muebles)

Por cierto, Brexit sabe a KitKat.

*Artículo original publicado en Business Insider

Sobre el autor

Cristina Fernández Esteban

Licenciada en periodismo. Entusiasta de la tecnología, la literatura y el café.