Entretenimiento

Los desayunos más raros del mundo

Los desayunos más raros del mundo

Si lo tuyo es el café con tostadas, puede que te sorprendas ante los desayunos más raros del mundo. Desde salchichas de carne de reno en Alaska a las particular sopa autóctona japonesa o el queso moreno de Noruega.

Si recorremos el globo terráqueo con el dedo, nos encontraríamos con que en cada lugar del planeta se desayuna distinto. Más allá del café que nos pide el cuerpo a gritos nada más poner un pie fuera de la cama, del típico desayuno continental con bacon y huevos fritos, de las infusiones o de los zumos de cualquier anodina despensa, en algunas naciones desayunan con mucho estómago.

8 de las sopas más raras (y espeluznantes) que se sirven en otros países del mundo

Desde platos picantes a vísceras, ingredientes fermentados o propuestas dulces, repasamos cuáles son los desayunos más inusuales y extraños del mundo. ¿Cuáles de ellos te atreverías a probar de buena mañana?

Chawanmushi (Japón)

natillas

Japón y sus delicias y secretos gastronómicos van mucho más allá del sushi y del sashimi. El desayuno en Japón es una ceremonia y la celebración de un nuevo día, por lo que la comida juega un papel importante. Servido en tazas pequeñas e individuales, el Chawanmushi es una especie de sopa salada que incluye pollo, camarones, hongos shiitake y pastel de pescado al vapor. Se vierte una mezcla de caldo dashi, salsa de soja, huevo batido y sal para cubrir los ingredientes y luego se cuece al vapor. Puede comerse tanto frío o como caliente, mientras que para novatos, los expertos lo recomiendan tibio.

Congee (China)

congee

El congee se trata de un tipo de arroz servido como unas gachas o natillas que se come en muchos países de Asia y del sureste Asiático como desayuno o tentempié a media mañana.

Para hacer congee Guangdong se emplea arroz blanco, el cual se hace hervir varias veces en agua durante largos periodos de tiempo hasta que rompe y empieza a ser más viscoso. Se acompaña de con zha cai, huevo de pato en salazón, lechuga y pasta dace, brotes de bambú, youtiao, gluten blanco o carne, junto con otros condimentos, carne o huevo centenarios. También existe una versión dulce con fríjoles rojos y azúcar para celebrar determinadas festividades.

Para un toque de sabor añadido, el congee se cubre con ingredientes que varían según la región, como tofu fermentado, pollo o verduras en escabeche. 

Radhaballavi (Bangladés)

pan de bangladesh

Crédito: Cookpad

El pan plano bengalí frito, fino como una oblea, es muy laborioso de hacer, pero delicioso. Suele servirse con un mishti (un yogur dulce fermentado. La harina y el ghee proporcionan la base para el radhaballavi, y el pan a menudo se rellena con una variedad de especias, chile y lentejas.

Buuz (Mongolia)

buuz

Crédito: Wikipedia

El desayuno en Mongolia es, desde luego abundante, ya que su gastronomía se ampara en los lácteos y en la carne. El plato más conocido en los ambientes rurales es el cordero, servido a veces asado sin ningún otro ingrediente. Para desayunar optan en muchas ocasiones por unas empanadillas similares a los dumplings chinos rellenas de cordero -a veces ternera-, cocinadas al vapor y sazonadas con ajo, cebolla e hinojo, también patata deshecha, arroz o col. 

La empanadilla se cocina envuelta en un papel que conserva su calor y tiene una pequeña abertura en la parte superior. Se suele comer con las manos y está disponible en cualquier restaurante de la zona. Otros tipos de masas cocidas en agua (Bansh), o fritas en grasas de cordero son el Khuushuur, mientras que la variedad de Buuz llamada Mantuun Buuz se cocina con masa de levadura.

Queso moreno (Noruega)

queso marron

En Noruega desayunan habitualmente el peculiar queso marrón o Geitost, combinación de palabras que en noruego significan ‘cabra’ y ‘queso’ respectivamente. El principal ingrediente es el suero de la leche de cabra. Tiene un color tostado y un distintivo sabor a caramelo. No sabe a queso, sino que tiene un intenso sabor dulce. Se come fresco y se corta fino para servir con tostadas y café.

Para prepararlo, el agua del suero de leche de cabra se deja hervir a fuego lento para que los azúcares se caramelicen. La mezcla se deja enfriar y luego se forma el queso moreno.

Salchichas de reno (Alaska)

salchichas de reno

En Alaska las salchichas de reno forman parte de los copiosos y grasientos desayunos, en los que tampoco faltan huevos, pan y tostadas. Según los testimonios, la salchicha de reno no tiene un sabor particularmente distinguible de otros tipos de salchicha.

Haggis (Escocia)

haggis

Deberías tener estómago para comer haggis: una receta emblemática de la cocina escocesa que consiste en el estómago de un cordero u oveja relleno de sus vísceras picadas, como el hígado, el corazón, los pulmones y los riñones. Junto a su sebo se sazonan con cilantro, pimienta negra, macis y cebolla, añadiendo harina de avena como aglutinante. El resultado es un tipo de morcilla. Para desayunar, se suele comer el Haggis con huevos, tomates y tocino.

Siri Paya (Pakistán)

paya

Siri Paya es un desayuno típico en Pakistán. El lenguaje te proporciona algunas pistas de lo que contiene. Siri significa cabeza, mientras paya significa pies. Este plato se puede hacer con la cabeza y los pies de una vaca, un cordero o una cabra. Para hacerlo, se fríe el cerebro en diferentes especias y cebollas y luego se agregan las patas. Se sirve con cebolla frita, pimientos verdes, jengibre y limón. 

Loco Moco (Huawai)

loco moco hawai

Para terminar, no puede faltar el Loco Moco” de Hawaii, una receta que ha ganado protagonismo en los últimos años y de la que varias personas presumen de llevarse el mérito. Este pertenece a los jóvenes del club Lincoln Wreckers Athletic de los años 40. Al no tener dinero para una hamburguesa, juntaron entre todos dinero y elementos del menú. Uno de los chicos, llamado George Okimoto, y que era apodado “Crazy” bautizó la preparación.

Existen diversas preparaciones de este plato, pero el básico contiene arroz blanco, una hamburguesa, gravy -salsa de carne- con o sin champiñones y un huevo frito. 

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.