Entretenimiento

Lítla Dímun, la diminuta isla de las Feroe que tiene su propia nube

Lítla Dímun, la diminuta isla de las Feroe que tiene su propia nube

Minúsculos lugares del mundo esconden secretos vibrantes y joyas de la naturaleza. Hoy nos transportamos a Lítla Dímun, la hermana pequeña de las islas Feroe que destaca por su habitual nube en forma de lentilla.

En el mar de Noruega se halla Lítla Dímun -en danés Lille Dimon-, la más pequeñaja de las 18 islas Feroe. Su nombre proviene de un antiguo término céltico y significa Dos Cerros, refiriéndose también a la isla vecina de Stóra Dímun. La menor del archipiélago destaca por ser la única que carece de población permanente, por tener una superficie de apenas 800 metros cuadrados y además, por tener una particularidad sobresaliente en su clima: a menudo está cubierta por una nube en forma de lente, lo que le otorga una atmósfera de cuento de hadas.

Según detalla Kerry Wolfe para Atlas Obscura, la nube que flota sobre la escarpada y diminuta Lítla Dímun se trata de una nube lenticular. Este tipo de nube se forma cuando el aire húmedo fluye sobre una característica geológica sobresaliente, como la cima de una montaña. Cuando el viento que sube por la masa de tierra golpea la corriente de aire directamente encima de él, se crea una especie de ola en el lado de la montaña a favor del viento. Como resultado del fenómeno, el aire húmedo que cae por esta ola se evapora y luego se condensa en una gran nube con forma de platillo volador sobre el pico de la montaña.

Así es la isla de Finlandia que cambia cada estación

En lugar de habitantes humanos, los visitantes de este místico lugar se toparán con una próspera población de ovejas. Y es que originariamente Lítla Dímun era el hogar de un grupo de ovejas salvajes que probablemente datan de la era neolítica, aunque fueron cazados hasta la extinción en el siglo XIX.

Las ovejas domesticadas fueron introducidas allí aproximadamente al mismo tiempo, y a día de hoy, los granjeros visitan la isla una vez al año para reunir sus rebaños. Uno de los escasos indicios de vida humana son las cuerdas que estos granjeros emplean para escalar los acantilados que bordean la isla. Solamente pueden hacerlo bajo condiciones meteorológicas óptimas, siempre en verano, ya que son frecuentes los días nublados y con poca visibilidad. La nube en forma de lentilla observa todo desde arriba.

Imagen | SPUMADOR/Wikimedia Commons 

Fuente | Atlas Obscura

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.