Entretenimiento

Las leyendas más macabras sobre la Navidad

Las leyendas más macabras sobre la Navidad

Repasamos algunos de los mitos y leyendas más terroríficos y macabros acerca de la Navidad, una época del año llena de luces pero que también tiene su reverso oscuro en el imaginario colectivo y la memoria popular.

La Navidad se trata de una fecha extendida a lo largo y ancho del planeta y ligada a raíces religiosas que conmemoran el nacimiento del niño Jesús en Belén, festividad que se celebra el 25 de diciembre en la Iglesia católica, en la Iglesia anglicana, en algunas comunidades protestantes y en la mayoría de las Iglesias ortodoxas.

10 curiosidades sobre Charles Manson, el profeta que manchó la contracultura de sangre

Sin embargo, su auténtico origen es pagado, puesto que los romanos ya celebraban las Saturnales -Saturnalia en latín-, un festival que representaba el solsticio de invierno y honraba al dios Saturno. Se trataba del momento del año en el que el sol estaba más bajo. La festividad tenía lugar con con un sacrificio en el Templo de Saturno, en el Foro Romano, y un banquete público con intercambio de regalos, ambiente de carnaval y comidas y bebidas.

Más adelante, cuando la religión cristiana se impuso en todo el Imperio Romano, Justiniano readaptó la fecha para esta festividad empleándola para conmemorar el nacimiento de Cristo. Sin embargo, hoy venimos a rescatar algunas de las leyendas de Navidad más macabras y escalofriantes que existen en diversos países del mundo, y que podrían hacer temblar a los niños que aguardan impacientes a que Papá Noel o los Reyes Magos colmen sus calcetines de regalos.

Krampus, la bestia secuestradora de niños

Krampus

Ilustración de 1896 de una publicación austriaca que muestra a San Nicolás y Krampus (primer plano sujetando al niño) visitando a una familia la noche del 5 al 6 de diciembre.

Krampus es una famosa y terrorífica criatura perteneciente al folclore de los países alpinos y muy anclada en el imaginario popular de su población. La leyenda cuenta que esta demoníaca bestia es el contrapeso a San Nicolás -equivalente a Papá Noel o Sants Claus- y por tanto, la responsable de castigar a aquellos niños que han sido malos. Su cometido es capturar a los pequeños más traviesos, introducirlos en su saco y llevarlos a las profundidades abisales del infierno para zampárselos. ¿No pinta bien para los pobres niños austríacos, verdad?

La tradición revela que el demonio Krampus aparece en la noche del 5 al 6 de diciembre, merodeando las calles durante esa noche en lo que se conoce como la noche del Krampus, denominada Krampusnacht en alemán. Este terrible ser merodea solo o en compañía de San Nicolás y hace notar su presencia haciendo sonar cadenas oxidadas o cencerros a su paso.

En cuanto a su apariencia física, es como un íncubo o un fauno, con cuernos, lengua roja y cabellera negra, pelaje corporal oscuro y patas de cabra. En postales, cuentos o series y películas de televisión suele llevar una canasta o saco a la espalda para capturar a sus víctimas. Si bien estuvo una tradición perseguida durante la etapa posterior a la Guerra Civil Austríaca, hoy en día la leyenda ha recobrado salud motivando su aparición en televisión, en algunos videojuegos y en diversas películas de miedo de los últimos años.

Los 13 jólasveinarnir o los 13 Santas de Islandia

The Valkyrie's Vigil

Fuente | The Valkyrie’s Vigil

Las ancestrales y paganas tradiciones nórdicas vikingas ofrecen un rico espectro de deidades y personajes mitológicos. Las fiestas para conmemorar el solsticio de invierno se conocían entre los vikingos y otros pueblos germanos recibían el nombre de Yule o Yuletide. En nórdico antiguo el vocablo que las definía era júl o jól y se trataba de un festival precristiano que duraba sobre doce días, rindiendo homenaje a la familia y a los amigosa ausentes, además de a la fertilidad.

Dentro de la festivididad bajo el nombre islandés de jólasveinarnir o jólasveinar existen unas criaturas que traducidas equivaldrían a los mozos, niños o amigos de la Navidad, figuras típicas del folklore islandés también conocidas como Yule Lads o Yulemen. Hacen las veces de Papá Noel dejando regalos a cada niño según su comportamiento. Estos trece seres pueden dejar juguetes o por el contrario, llenar los calcetines de los niños de patatas podridas. Algunas descripciones los describen como monstruos que devoraban a aquellos niños que habían sido traviesos a lo largo del año.

Jólakötturinn, el gato que te come si no recibes ropa nueva

Hugleikur Dagsson

Imagen de Hugleikur Dagsson

Este gato gigante y atemorizante se trata del famoso Gato Yule (Jólakötturinn), un monstruo folclórico propio de Islandia, de enorme tamaño y gran ferocidad que en época navideña está al acecho para devorar a aquellas personas que no han recibido nada de ropa nueva para usar durante la Víspera de Navidad, puesto que es una tradición para las familias nórdicas recibir una prenda como regalo si terminan su trabajo a tiempo reciben ropa nueva en Navidad, mientras que las personas malvadas reciben la visita de este tipo de macabras criaturas como el gato Yule.

La amenaza de ser comido por el Gato Yule fue un pretexto usado como incentivo por los granjeros antiguamente para que los trabajadores terminaran de procesar la leña de otoño antes de Navidad. Mientras que los jornaleros productivos eran obsequiados con ropa a estrenar, los haraganes eran cazados por este gigantesco y diabólico felino. Aunque algunas tradiciones aludían a que este gato únicamente se llevaba los alimentos, la percepción monstruosa de que devoraba a las personas partió en parte del poeta Jóhannes úr Kötlum y su poema Jólakötturinn.

Grýla, el monstruo nórdico del saco

Grýla, por Þrándur Þórarinsson

Grýla, por Þrándur Þórarinsson

Otro ser sobrenatural en torno a la Navidad que pone los pelos de punto, además de uno de los seres folclóricos más antiguos de la mitología islandesa. Esta criatura maléfica oculta en las montañas de Islandia coge el saco en época navideña y baja a los pueblos para cazar a los niños que no se hayan portado bien. De hecho, su plato preferido es un estofado cocinado a base de niños desobedientes.

La leyenda de Grýla aparece ya en obras medievales antiguas, concretamente en la Saga Íslendinga y en la Saga de Sverre -cxuya primera parte se titula Grýla-, que datan del siglo XIII. Tenemos una noticia que darte: esta ogresa está considerada desde el siglo la madre de los 13 jólasveinar de los que ya hemos hablado en este artículo. ¿Adivinas quién es su mascota? Efectivamente, el gato Yule. Estos personajes mitológicos se emplearon tanto para sembrar tanto el terror entre niños que en 1746 se declaró un decreto público que prohibió el uso tanto de Grýla como de los jólasveinar para asustar a los infantes.

El folclore islandés revela que la demoníaca Grýla se casó tres veces, mudándose con su tercer marido, Leppalúði a una cueva en los campos de lava de Dimmuborgir, con sus hijos y el gran Jólaköttinn, o gato navideño. Los poemas y las canciones nórdicas, así como relatos orales, obras de teatro y producciones culturales de Islandia están repletas de la presencia de esta siniestra y temible criatura.

El Grinch, el duende malvado que robó la Navidad

El Grinch

Aunque no es una leyenda popular ni un mito perteneciente al folclore de ninguna nación, el Grinch es un duende que merece aparecer en el listado por su fama asociada ala navidad. Este personaje de ficción fue creado por el Dr. Seuss, apareciendo por primera vez en el libro infantil de 1957, ¡Cómo El Grinch robó la Navidad!. También reapareció 1966 reapareció en un especial de televisión dirigido por Chuck Jones y basado en el libro. A este le sucedieron especiales de Halloween en la televisión estadounidense, cortos premiados con Emmy, la famosa película del año 2000 con actores reales, dirigida por Ron Howard​ y protagonizada por Jim Carrey e incluso un videojuego.

El personaje debe su nombre al apodo de gruñón y nace como crítica al consumismo imperante y la mercantilización de la festividad de la Navidad. Los niños temen que robe la Navidad debido a su odio por dicha fiesta y su personalidad esquiva y huraña. El propio Grinch es definido como una criatura peluda, envidiosa y cascarrabias con un corazón “dos tallas menor” que vive en una cueva en lo alto de una montaña, de 3000 pies al norte de Villaquién, el hogar de los felices y afectuosos Quien, a los que decide robar todos sus regalos de Navidad.

Si ya conoces la historia, el final viene con moraleja, ya que este monstruo gruñón se percata de que la Navidad va mucho más allá de las comilonas, adornos y regalos. Solo entonces su corazón triplica su tamaño, decide devolver todos los regalos y es recibido con cariño por los Quien.

 

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.