Entretenimiento

La ‘vaca’: el misterioso fenómeno espacial que nadie puede explicar todavía

planetas universo espacio

Cow se volvió diez veces más brillante que una supernova típica, que es una de las explosiones más poderosas que existen. Así es la investigación en torno a este misterioso fenómeno espacial.

Les ponemos en antecedentes: el pasado 16 de junio de 2018, una brillante explosión estelar -completamente diferente de lo que se había visto antes- se desató en los cielos, capturando rápidamente la atención de los astrónomos de todo el mundo.

El peculiar evento fue visto por primera vez por el servicio ATLAS en Hawai, cuyos científicos lo apodaron AT2018cow a través de un sistema de nombres aleatorios. No tardaría en ganarse el apodo de ‘cow’ (vaca, en inglés). Razones no faltaron para semejante éxito mediático: tan solo tres días después de la explosión, Cow se había vuelto diez veces más brillante que una supernova típica, que es una de las explosiones más poderosas que existen, anuncio de la muerte de una estrella masiva.

Por eso, los expertos están completamente perdidos en cuanto a este nuevo fenómeno. “Aún no sabemos qué es esto, aunque es uno de los eventos cósmicos más estudiados de la historia”, afirma Anna Ho, graduada en Caltech y autora principal de un estudio sobre el evento. Ella defiende que Cow era probablemente una supernova, pero otros científicos han propuesto que podría haber sido causada por un agujero negro que destruyó un tipo de estrella llamada enana blanca.

Tres secretos que desconocemos de la Luna, pese a que 12 astronautas la hayan pisado

En cualquier caso, y gracias a la tecnología que os explicamos a continuación los astrónomos consideran que ésta es la primera vez que se ve en tiempo real un objeto compacto recién nacido, como un agujero negro, que brilla intensamente en los rayos X. Y es que, debido a que está incrustado en la eyección de la explosión de la supernova, el motor normalmente estaría oculto a la vista… al menos hasta ahora.

¿Cómo se estudió a ‘la vaca’?

Horas, días y semanas después del evento, los telescopios terrestres y espaciales se fijaron en Cow, observando un aumento dramático en el brillo a través del espectro electromagnético, desde rayos X de alta energía hasta ondas de radio de baja energía.

En concreto, Ho y sus colegas observaron la luz de onda milimétrica, que es un poco más alta en energía que las ondas de radio, desde el Submillimeter Array en Hawai y el Atacama Large Millimeter Array de Chile. “Nunca hemos visto una supernova tan brillante en ondas milimétricas. Nos quedamos impactados”, afirma. Tanta admiración les provocó el fenómeno que observaron el evento, que desde entonces ha disminuido en brillo en ondas milimétricas, de forma intermitente durante nada menos que 80 días.

En su trabajo, Ho expone que los datos de ondas milimétricas revelan que una onda de choque está saliendo de la explosión a una décima parte de la velocidad de la luz. “Las ondas milimétricas nos informan sobre la evolución temprana de estos eventos de ritmo rápido y sobre su impacto en el medio ambiente”, detalla la científica. Al combinar los datos de ondas milimétricas con los datos de rayos X disponibles al público, el equipo también pudo concluir que Cow está probablemente “impulsado por un motor” y que un objeto central se formó a partir de una supernova, como un agujero negro o una muerte densa.

En el futuro, Ho dice que los astrónomos deberían poder observar más eventos cósmicos en tiempo real como este en longitudes de onda milimétricas, gracias a los estudios más modernos como ATLAS o el Zwicky Transient Facility (ZTF) de Caltech, que capturan estos eventos mucho más rápido que antes. “Tienes que actuar rápido para atrapar las ondas milimétricas, pero cuando lo haces, te dan una nueva ventana a lo que está sucediendo en estas brillantes explosiones”, concluye.

*Fuente: CalTech

Sobre el autor

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.