Entretenimiento

La única forma sana de comer palomitas (y no renunciar a este snack)

La única forma sana de comer palomitas (y no renunciar a este snack)

Comer palomitas saladas y calientes en tu sala de cine favorita o en casa mientras disfrutas de un capítulo bajo las mantas es un placer cotidiano al que no tienes que renunciar por salud. Existe una manera de que sean más sanas.

Para que las palomitas de maíz sean un aperitivo saludable deben prepararse en casa, ya sea en una máquina para hacer palomitas de maíz, en el microondas o en la sartén. Sazonarlas de la forma adecuada es una de las principales formas de lograr que sean sabrosas, saludables e incluso, más originales de lo habitual. Busca una opción de maíz integral y rico en fibra. Así, tus palomitas serán una rica fuente de carbohidratos complejos, fundamentales en toda dieta variada.

En primer lugar, huye de las palomitas preparadas para microondas: contienen grasas trans no saludables y además suelen tener un sabor y una textura inferiores.. Las palomitas de maíz envasadas y preparadas pueden ser bajas en grasas trans pero altas en calorías. Mientras, aquellas empaquetadas y cubiertas de caramelo pueden contener demasiada azúcar.

Así es la patata frita más picante del mundo (y viene en un ataúd)

Solamente necesitas un cuarto de taza de granos de palomitas de maíz frescas. Es mejor hacer menos cantidad y repetir para que no se enfríen. Para el microondas, ponga los granos en una bolsa de papel marrón y agrega una cucharadita de aceite, doblando la bolsa varias veces y poniéndolas a temperatura alta entre 2 y 3 minutos. Cuando hayan dejado de estallar, estarán listas. También puedes prepararlas en una olla cubierta con tapa transparente.

El resultado de un cuarto de taza contiene 93 calorías, 19 gramos de carbohidratos, 3.5 gramos de fibra, 3 gramos de proteína, 1 gramo de grasa y carece de colesterol, grasas saturadas o azúcar.

Trucos extra para dar sabor a tus palomitas

  • Selecciona el aceite con cuidado: Puedes probar con aceite de oliva virgen extra, de girasol, de aguacate, de coco… dejarán su sabor en ellas. Si prefieres optar por la mantequilla, añade poca.
  • Experimenta con condimentos saludables, que pueden convertir un plato común de palomitas de maíz en una delicia exótica. Salsa picante, frutos secos, miel, albahaca, orégano, queso parmesano, chile en polvo, jugo de lima, curry, coco tostado…no tengas miedo. ¡No te van a morder!
  • Tantea la sal hasta encontrar la proporción perfecta: El tipo de sal y a la cantidad corre a tu gusto. Eso sí, no te pases. Mejor corregir el defecto con una pizca más que pasarte la noche bebiendo agua.

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.