Entretenimiento

La explicación científica de que siempre se te enreden las luces de Navidad

La explicación científica de que siempre se te enreden las luces de Navidad

Todos los años te pasa lo mismo: guardas las luces de Navidad en una caja y cuando vuelves a sacarlas doce meses después para iluminar tu casa en tan señaladas fechas, todos los cables se han enredado. ¿Por qué sucede esto?

Las luces de Navidad pueden ser desesperantes cuando el año siguiente luchamos por desenredar un revoltijo parecido a un plato de espaguetis. No es moco de pavo: hace dos años la cadena de supermercados británica Tesco contrató temporalmente “desenredadores de luces navideñas” para esta temporada. ¿Por qué son tan propensas a enredarse? La ciencia tiene una explicación.

En realidad, hay dos problemas separados, explica Colin Adams, matemático del Williams College en Williamstown, Massachusetts, y autor de The Knot Book, una introducción a la teoría matemática de los nudos. En primer lugar, el cable al que están conectadas las luces es propenso a enredarse, al igual que los cables de los auriculares que tanto te hacen sufrir cuando quieres ir escuchando música por la calle y te los encuentras hechos un fiasco.

Además, hacee varios años, los físicos Dorian Raymer y Douglas Smith, entonces de la Universidad de California en San Diego, realizaron este estudio para ver con qué facilidad se pueden enredar los cables. Pusieron trozos de cuerda de varias longitudes en una caja en forma de cubo y luego giraron mecánicamente la caja para que las cuerdas giraran, como calcetines en una secadora, repitiendo el experimento más de 3400 veces. Los primeros nudos aparecieron en segundos y más de 120 tipos diferentes de nudos se formaron espontáneamente durante el experimento.

Así es Internet bajo nuestros pies: cables submarinos, datos y servidores

Otro dato relevante es que cunto más larga es la cuerda, más probable es que se anude. A medida que aumentaba la longitud de la cuerda, la probabilidad de que se formara un nudo se acercaba al 100%. Además, el material influye: cuanto más flexible sea, más se enreda. Y en cuanto al diámetro, los cables largos se enredan más fácilmente que los cortos, pero un cable con un diámetro grande será menos flexible, lo que reduce el riesgo de anudados. Dicho de otro modo, el dato clave se trata de la relación entre la longitud y el diámetro. Por la misma razón, una manguera de jardín puede enredarse: es relativamente rígida, pero también es muy larga en comparación con su diámetro.

Además, si el cable de tus luces navideñas tiene un alambre de metal en su interior, como suele suceder, puede adquirir una especie de “curvatura natural”, segú revela Jay Miller, científico investigador senior del Centro de Investigación de Tecnologías Unidas con sede en Connecticut. Eso significa que un cable que se ha enrollado alrededor de un carrete cilíndrico, por ejemplo, tenderá a conservar esa forma.

Por último, si se enrollan para su envío o  embalaje es díficil desenredarlas porque a menudo contienen un par de cables entrelazados. Y por otro lado, las luces son doblemente difíciles porque las propias luces se interponen entre sí y hace que sea muy difícil tirar de una hebra a través de otra.

Los expertos apuntan a que habría que cambiar el material para que fuese más rígido pero elástico, como la aleación de níquel-titanio conocida como Nitinol, aunque es muy cara. Otra opción serían las “luces de cuerda” LED incrustadas dentro del propio cable similar a una cuerda, más sencillas de desenredar. También puedes emplear bridas.

Fuente | Mental Floss

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.