Entretenimiento

Esta escalofriante funda de móvil está hecha de piel humana… artificial

Esta escalofriante funda de móvil está hecha de piel humana... artificial

Si te has parado a observar la foto es probable que hayas sentido grima o asco. Pero tranquilidad, esta peculiar funda de móvil no está fabricada con piel humana de verdad, aunque la apariencia y el tacto son difíciles de distinguir.

En la presente época de hiperconectividad en la que los dispositivos inteligentes se han convertido en poco menos que prolongaciones de nuestra propia mente y extremidades, ¿quién no ha querido que la funda de su tableta o smartphone fuese similar a la piel humana? Eso han pensado Marc Teyssier y sus compañeros de Telecom Paris, responsables de diseñar una piel artificial pensada para gadgets como móviles o relojes inteligentes .

“Cuando interactuamos con otros, usamos la piel como interfaces”, escribe Teyssier en su sitio web. Sin embargo, tal y como apunta el creador de este curioso material, los objetos de “comunicación mediada”, como los teléfonos inteligentes y los ordenadores, todavía se caracterizan por una interfaz fría que “no permite la interacción y la entrada natural”.

El kit de tatuajes más antiguo del mundo tiene ¡3.600 años!

Las interfaces denominadas “skin-on” de Teyssier han venido al mundo con el afán de solventar este problema. El prototipo responde a una variedad de gestos, incluidos pellizcos, cosquillas y pinchazos. La piel artificial incluso responde a diferentes emociones: la presión repentina y dura se asocia con la ira, mientras que los golpes suaves y sostenidos se asocian con la comodidad, informa New Scientist.

La nueva tecnología se limita actualmente a teléfonos inteligentes, relojes inteligentes y paneles táctiles, pero Teyssier y su equipo imaginan una gran cantidad de otros usos prácticos que exponen en su investigación. De hecho, proponen tecnología similar para avanzar en prótesis inteligentes o para iniciar la comunicación táctil con robots.

Teyssier ya ha copado titulares gracias a otros proyectos como un dedo robótico que podría conectarse a un teléfono inteligente y dejarlo arrastrarse por la habitación. 

Imagen | Marc Teyssier

Fuente | New Sciencist

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.