Entretenimiento

Uno de cada tres adultos desea seguir creyendo en Santa Claus, según una encuesta

Uno de cada tres adultos desea seguir creyendo en Santa Claus, según un estudio

¿Cómo ha afectado el descubrimiento del estatus mítico de Santa Claus a las personas de todo el mundo? El psicólogo británico Chris Boyle ahonda en esta interesante cuestión a través de un estudio.

Chris Boyle, psicológico de la Universidad de Exeter en el Reino Unido, confesó sentirse abrumado cuando en los últimos años muchas personas le revelaron que les había afectado mucho la falta de confianza al descubrir que Santa Claus no existía, llegando a recibir terapia por el trauma que les provocó dicho descubrimiento. Para ahondar en este asunto, el especialista decidió realizar una investigación a gran escala cuyos resultados finales verán la luz en el próximo 2019.

Por el momento, Boyle ha echado un vistazo a los datos que revelan las 1.200 respuestas recibidas hasta el momento. Hasta el momento, un tercio de los adultos reveló sentirse molesto al recibir la noticia del carácter imaginario de Santa Claus, mientras que un 15% lo percibió como una traición, y 1 de cada 10 manifestaron sentir ira al enterarse de que Santa Claus no es más que una leyenda. Por otra parte, para el 30% de los encuestados el mito de Santa afectó a la confianza depositada en los adultos. 

Por qué la víspera de Navidad es potencialmente mortal para la salud, según un estudio

“Pese a que esta investigación tiene un elemento alegre, las respuestas muestran una sensación de decepción y también de diversión por haber sido engañadas”, afirma Boyle en declaraciones a Science Alert. La información sugiere que la mayoría de los niños que descubren la verdad seguirán creyendo lo que sus padres les digan. Más de la mitad 56(%) no ven menoscabada la confianza en sus progenitores.

Ya en el año 2016, Boyle escribió de forma conjunta con Kathy McKay un ensayo titulado “Una mentira maravillosa”, ahondando en el impacto sociológico del mito de Santa y debatiendo si tal engaño es soportable o admisible a nivel moral. “¿Es el mundo tan malo que decidimos que es mejor pasar unos 10 años mintiéndole a los niños sobre un hombre grande y alegre que les da regalos a todos los niños con la ayuda de criaturas míticas, porque les brinda más diversión en Navidad?” ellos se cuestionaron.

Santa Claus, un icono del imaginario colectivo

Tres cuartas partes de las personas fomentan el “engaño” y participan activamente en el fraude al falsificar etiquetas de regalo, postales firmadas por Santa Claus o dejando comida para sus renos, aunque muchos no ocultan adecuadamente los regalos comprados o dejan pistas obvias sobre la verdadera identidad del dueño del mágico trineo que se cuela por la chimenea. Algunos encuestados revelaron cómo descubrieron la cruda realidad de la Navidad: desde padres borrachos a los que se le caían los regalos o descubrimientos de facturas y cartas a Santa Claus.

Pese a que se trate de una fantasía no siempre bien armada, dos tercios de las personas sigue transmitiendo este mito de forma generacional. La razón podría hallarse un resultado bastante sorprendente que sugiere que una de cada tres personas desea seguir creyendo en Santa Claus por diferentes razones: regresar a un estado de ingenuidad infantil, ver reconocido su buen comportamiento o convertirse en un aliado para dar regalos a los más pequeños.

Nuestra fascinación por la psicología de Santa parece casi tan perenne como el mito en sí. Investigaciones anteriores también han demostrado que la felicidad navideña n es ni mucho menos eterna: la mayoría de nosotros aprendemos la verdad alrededor de los 7 u 8 años, con efectos generalmente positivos. Un amplio porcentaje de niños aborda de forma positiva las complejidades del engaño y la narración de historias, tomándolas como una lección de vida, en lugar de un insulto o un agravio por parte de sus familiares.

Fuente | Science Alert

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.