Entretenimiento

Un estudio científico confirma que los perros se parecen a sus dueños

Estudio perros persona

Al final el tópico mostrado en la famosa película de animación 101 dálmatas no estaba tan desencaminado: una investigación revela que la personalidad de los perros cambia con el tiempo y se vincula a la de sus dueños.

Cada vez es más grande el cuerpo de investigaciones científicas acerca de la sensibilidad de los animales al dolor, las emociones de los mamíferos -como ansiedad, temor, amor o tristeza- o la personalidad de estos seres vivos. Ahora un nuevo estudio llevado a cabo por la Universidad Estatal de Michigan revela que los perros tienen personalidades diferenciadas que cambian con el paso del tiempo.

Los investigadores han revelado que los perros también tienen estados de ánimo como los humanos, y que sus rasgos de personalidad afectan a la forma en que reaccionan ante diferentes situaciones. El estudio revela que los dueños de perros tienen una influencia inmensa sobre estos rasgos, por lo que las modificaciones de personalidad experimentadas por el amigo canino podrían acontecer como respuesta a la personalidad o estado mental de un dueño. Por ejemplo, las personas que se sentían más felices con su relación con sus mascotas solían tener perros más activos y entusiastas.

Estas son las cosas que tu perro NUNCA debe comer

“Cuando los humanos pasan por grandes cambios en la vida, sus rasgos de personalidad pueden cambiar. Descubrimos que esto también sucede con los perros, y en un grado sorprendentemente grande”, apunta William Chopik, principal autor del estudio. Previamente esperaban que las personalidades de estos animales fuesen más estables pero descubrieron profundas similitudes con sus dueños, desde patrones de agresividad a momentos óptimos para ser adiestrados y educados.

Para elaborar esta investigación los responsables de la misma encuestaron a los dueños de más de 1.600 perros, incluyendo 50 razas diferentes con edades comprendidas entre unas pocas semanas y 15 años, con un porcentaje parejo entre machos y hembras. Los dueños debían evaluar rasgos sobre su propia personalidad y la de los chuchos, respondiendo preguntas sobre el historial de comportamiento de sus perros.

Los investigadores examinaron específicamente los comportamientos que pueden predecirse por la personalidad. Los resultados mostraron que la disposición de un perro influye en su apego y vínculo con sus dueños, comportamiento de mordedura e incluso enfermedad crónica. Tales correlaciones muestran cómo la personalidad de un perro puede realmente ayudar a predecir su comportamiento futuro.

“Encontramos correlaciones en tres áreas principales: edad y personalidad, en similitudes de personalidad entre humanos y perros y en la influencia que la personalidad de un perro tiene sobre la calidad de su relación con su dueño”, dice Chopik. Por ejemplo, hallaron que los perros más viejos son mucho más difíciles de adiestrar o que el mejor momento para enseñar a ser obediente es cuando deja de ser un cachorro.

Los resultados mostraron que las personalidades de los perros cambiaron con el tiempo en función de la calidad de sus relaciones con sus dueños. Particularmente la edad tuvo un profundo efecto en su personalidad, y aunque muchos comportamientos puedan corregirse, los que provienen del miedo y la agresión son más difíciles de cambiar. Otros estudios previos han demostrado cómo los perros son capaces de leer las expresiones faciales de sus dueños y sentirse más estresados ​​cuando están de mal humor.

Tu gato no es tan independiente como crees, según este estudio

Los investigadores pueden incluso haber probado la antigua creencia de que “los perros se parecen a sus dueños”. Encontraron que las personas extrovertidos tenían más probabilidades de ser dueños de perros “excitables y activos”, mientras que las personas que informaron tener emociones negativas más altas tenían más probabilidades de tener perros descritos como “mas temerosos, activos y menos receptivos al entrenamiento”. El estudio también mostró que los perros jóvenes y viejos tendían a tener rasgos de personalidad más positivos si habían tomado lecciones de obediencia.

En el futuro, Chopik planea investigar cómo el entorno del hogar de un perro influye en su personalidad. “Digamos que adoptas un perro de un refugio. Es probable que algunos rasgos estén relacionados con la biología y sean resistentes al cambio, pero luego lo colocas en un nuevo entorno en el que se ama, se camina y se entretiene a menudo. El perro entonces podría volverse un poco más relajado y sociable”, revela su autor.

El estudio completo fue publicado en el Journal of Research in Psychology.

Fuente | Study Finds

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.