Entretenimiento

Esta flor china ha evolucionado para volverse invisible y escapar de los humanos

Esta flor china ha evolucionado para volverse invisible y escapar de los humanos

Una hierba perenne china conocida como Fritillaria delavayi se ha vuelto casi invisible para sobrevivir a medida que la recolección comercial, destinada a la medicina tradicional, se ha intensificado.

La naturaleza intenta adaptarse a nuestra expropiación, o así es el caso de una brillante planta usada en la medicina tradicional china que crece en las rocosas montañas de Hengduan, con una gama de colores que oscilan de gris a marrón o verde, produciendo una vistosa flor amarilla al completar el quinto año de vida.

Desde hace más de 2.000 años, el bulbo de la especie Fritillaria delavayi se ha utilizado en el país asiático para tratar dolencias de los pulmones. En los últimos años sus elevados precios han propiciado un aumento de la recolección… y la selección natural ha tenido lugar.

Una investigación que ha visto la luz en la revista Current Biology muestra una ocurrencia inusual de selección natural de esta especie debido a los humanos: a medida que la recolección comercial se ha intensificado, la Fritillaria delavayi se ha vuelto casi invisible para sobrevivir, mimetizándose con el exterior rocoso como si de un camaleón se tratase. 

¿Eres capaz de verla?

¿Eres capaz de verla?

El equipo internacional de botánicos a cargo del estudio evaluó determinados aspectos: en primer lugar, observando cómo las diferentes poblaciones de Fritillaria delavayi se ajustan a su entorno y lo fáciles que son para ser recolectadas. También hablaron con la gente del pueblo para estimar la cosecha que tuvo lugar en dichas zonas.

Los investigadores descubrieron que el nivel de camuflaje en las plantas se correlacionaba con los niveles de cosecha, y un experimento informático mostró además que las plantas más camufladas tardaban más en ser detectadas por las personas, lo que aumentaba su supervivencia general.

En áreas donde la cosecha comercial era más intensa, Fritillaria delavayi evolucionó para producir hojas y flores grises y marrones que los recolectores no podían detectar fácilmente. Además, el color de las hojas de la planta se había camuflado más, haciéndola parcialmente invisible al coincidir con la roca metamórfica en forma de pizarra en la que crecen, tal y como puedes apreciar en las imágenes.

La planta en una zona de baja presión de cosecha. Fuente: Yang Niu / Universidad de Exeter

La planta en una zona de baja presión de cosecha. Fuente: Yang Niu / Universidad de Exeter

Como puedes apreciar en la imagen superior, en las áreas demasiado altas para ser visitadas regularmente por los recolectores, la planta mantuvo sus hojas verdes y la flor amarilla que se vio originalmente en las poblaciones naturales, según Phys.

“Es notable ver cómo los humanos pueden tener un impacto tan directo y dramático en la coloración de los organismos silvestres, no solo en su supervivencia sino en su propia evolución”, apunta el profesor Martin Stevens, del Centro de Ecología y Conservación en el campus Penryn de Exeter en Cornwall.

Piratean genéticamente plantas de tabaco para que brillen

“Muchas plantas parecen usar camuflaje para esconderse de los herbívoros que pueden comerlas, pero aquí vemos que el camuflaje evoluciona en respuesta a los recolectores humanos. Es posible que los humanos hayan impulsado la evolución de estrategias defensivas en otras especies de plantas, pero sorprendentemente poca investigación ha examinado esto”, señala el especialista.

El profesor Hang Sun, del Instituto de Botánica de Kunming, también agregó que la cosecha comercial es una “presión de selección mucho más fuerte que muchas presiones de la naturaleza”. Además de ser el tesoro más preciado de esta medicina milenaria, la brillante flor ha demostrado una increíble pericia para ocultarse de la codicia humana.

Imágenes | Yang Niu/University of Exeter

Fuente | Interesting Engineering

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.