Entretenimiento

7 errores comunes que cometes al cocinar en el horno

horno

El horno se trata de un electrodoméstico esencial y versátil para los amantes de la cocina. Sin embargo, hay errores comunes al usarlo que debes subsanar para mejorar todavía más la limpieza o la elaboración gastronómica.

El horno es uno de nuestros principales aliados para cocinar toda clase de platos, desde repostería o pan casero -tan de moda en cuarentena- a guisos, quiches, pizzas, asados o estofados. Para sacarle el máximo potencial y mantenerlo limpio, resulta fundamental no cometer algunos de los siguientes errores.

7 alimentos que nunca debes cocinar en el microondas

Para que puedas mantener este electrodoméstico en perfecto estado, recorremos los errores más frecuentes que cometes con el horno y las formas más sencillas de subsanarlos.

7 fallos más comunes con el horno

  • Nunca esperas a que se caliente previamente: No importa que estés preparando un hojaldre, un asado u horneando galletas. Es fundamental esperar a que el horno se caliente totalmente, ya que los tiempos de cocción en las recetas se basan en un horno completamente calentado. Normalmente precalentarlo ronda los diez o quince minutos. Recuerda colocar los alimentos a la altura adecuada y controlar los tiempos y la temperatura. Eso sí, puedes apagarlo antes de tiempo para aprovechar el calor residual. 
  • No usas los recipientes adecuados: Ten cuidado con las fuentes o bandejas que empleas para cocinar los alimentos, ya que algunos de ellos no son aptos para horno. Tampoco puedes introducir utensilios con mangos de plástico o goma si van a estar expuestos durante un tiempo al calor, ya que podrían derretirse.
  • No usas la luz del horno (y abres la puerta): ¿Sabías que cada vez que abres la puerta tu horno puede enfríarse 50 grados? En el caso de bizcochos y otros postres, podrías arruinarlos. Enciende la luz y vigila a través del cristal. Además, poner tu cara cerca del horno al abrirlo es peligrroso ya que podrías quemarte. Tampoco utilices paños húmedos para extraer bandejas.
  • Pones múltiples bandejas: Si percibes que tus productos horneados no se cocinan de manera uniforme cuando colocas más de una bandeja en su horno, apuesta por una única bandeja a la vez situada en la rejilla central. La paciencia es la madre de la ciencia, y la cocina no está exenta de esta norma.
  • No sacar las parrillas o bandejas durante el ciclo de autolimpieza: Si tu horno es pirolítico, catalítico o hidrolítico -de vapor- deberías saber quees importante no dejar las bandejas dentro para el ciclo de autolimpieza. Para no dañar su acabado, se recomienda lavarlas a mano. 
  • Altura que no corresponde: Al igual que en la nevera, la altura no es un asunto baladí. La parte más alta concentra más temperatura y será el lugar ideal para las cocciones muy rápidas que necesitan calor súbito o gratinado. Los asados más lentos, que necesitan su tiempo, se deben colocar en la parte inferior. El espacio central es ideal para el pescado porque requiere una cocción más rápida que las carnes. Debes tener en consideración que el pescado debe cocinarse en el horno a una temperatura suave -más baja que la carne- para no quedarse reseco.
  • No usar las verduras adecuadas: Las hortalizas carnosas son ideales para el horno -no las de hoja, como las espinacas, que es mejor hervirlas-. Las duras pueden estar más rato en el horno, como la cebolla, la calabaza o la berenjena. Las blandas como los puerros requieren menos tiempo. Debes unificar el tamaño de los trozos de verdura, usar siempre papel de horno y no olvidarte de las especias, la sal y un chorrito de aceite de oliva.

Fuente | Eat This, Not That

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.