Entretenimiento

El software que José Mourinho y Santiago Solari podrían usar para mejorar el juego de sus equipos

futbol ganador La Liga

La Universidad de Salamanca crea un algoritmo que analiza aspectos como las dinámicas grupales que se dan en un partido de fútbol, cómo los jugadores se intercambian posiciones generando oportunidades de marcar o cuál es el centro de acción entre ellos. 

Entender el comportamiento colectivo de los futbolistas sobre el campo no suele ser tarea sencilla, y si no que se lo digan a Mourinho, Solari y compañía. El trabajo de los entrenadores en esas lides es clave para tomar las mejores decisiones y diseñar estrategias en entrenamientos y partidos que acaben con la victoria de nuestro equipo. Pero por el momento gran parte de ese trabajo se basa en la intuición y la experiencia de los técnicos, no en el análisis empírico de datos.

Y es ahí donde entra en juego un nuevo software diseñado por el grupo de Visualización de la Información y Analítica Visual (VisUsal) de la Universidad de Salamanca. Estos investigadores, que ya habían hecho sus pinitos en el análisis de información para baloncesto en base al GPS de los móviles, ahora plantean un algoritmo que analiza aspectos como las dinámicas grupales que se dan en un partido, cómo los jugadores se intercambian posiciones generando oportunidades de marcar o cuál es el centro de acción entre ellos. Este último punto es una de las variables visuales que serían irrelevantes para el espectador normal, pero que resultan muy útiles para los expertos a la hora de analizar el juego ya que se basa en calcular el polígono convexo que forman un grupo de jugadores para estudiar las distancias que hay entre los futbolistas, su sincronización y su coordinación, puesto que las ocasiones de gol se generan cuando se crean desequilibrios.

Jugadores de fútbol como nodos, pases como enlaces: esta es la ciencia escondida del fútbol

Uno de los aspectos más relevantes de este software es su interactividad. “A medida que el especialista se va haciendo nuevas preguntas sobre los datos, puede actuar directamente sobre la representación para que ésta cambie y le ofrezca respuestas. Esto es complicado porque muchas veces ni siquiera los expertos saben de antemano las preguntas que les van a surgir”, recoge DICYT.

“Es un análisis de alto nivel, aunque suele tener explicación en variables físicas que todos conocemos. Por ejemplo, si en los últimos 10 minutos de partido un jugador no tiene capacidad de responder físicamente, es probable que provoque desequilibrios por no ser capaz de cubrir a los contrarios”, apuntan los expertos del proyecto. Analizar la distancia que ha recorrido en los últimos minutos puede ayudar a ver el problema, que al final repercute en el juego colectivo.

Created with GIMP

La forma de presentar los datos se divide en dos partes enlazadas mediante la interacción del usuario. Por un lado, gráficos de líneas o barras con toda clase de estadísticas en los intervalos de tiempos que elija el analista. Por otro, datos posicionales, con superposiciones y representaciones visuales sobre el campo. “Podemos hacer la película del partido, eligiendo una representación de todos los datos en un intervalo de tiempo concreto. Si detectas algo interesante, puedes parar y centrarte en los jugadores que elijas, analizar el área que están ocupando y pedir al sistema que genere todas las métricas posibles para ver cómo se están coordinando”, comentan los investigadores.

Este software, que ha sido probado con datos reales de un partido de Champions y cuyos detalles se explican en un artículo publicado por la revista científica Frontiers in Psychology, “ya se podría utilizar”, así que el siguiente paso es generar una herramienta comercial. Probablemente, el futuro pasa porque los clubes compren los datos de los partidos a las empresas especializadas en capturarlos y, a la vez, este tipo de herramientas para analizarlos. 

Además de los datos que ya se recogen sobre el comportamiento de los jugadores en el campo, el análisis visual interactivo aún puede enriquecerse con nuevas fuentes de información complementaria. Por ejemplo, “hay gente que analiza el ruido ambiente en el estadio e incorporar este tipo de factores puede ayudar a completar el análisis considerando situaciones de estrés o presión sobre los futbolistas”, añaden los científicos.

Sobre el autor

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y ganador del European Digital Mindset Award 2019.