Entretenimiento

El secreto que no sabías sobre el líquido de los botes de conserva

El secreto que no sabías sobre el líquido de los botes de conserva

Casi siempre tiramos el líquido de los botes de conserva como vegetales, atún, legumbres o encurtidos, sin reparar en un dato sorprendente que pocas personas conocen: puedes utilizarlo para salsas y aliños.

El líquido que llevan los diferentes tipos de conserva no es nocivo ni implica ningún riesgo para la salud. Varía mucho según el producto, aunque en esencia está formado por agua (necesaria para la cocción), un poco de sal y ácido ascórbico (menos del 0,025%), para que las verduras no pierdan color por el efecto de la luz, en ocasiones vinagre, salmuera, especias como el orégano y el tomillo o sal y azúcares, aceite de oliva, almíbar, además de bicarbonato o endurecedores como el cloruro del calcio. También se denomina líquido de gobierno o líquido de cobertura. 

Qué beneficios tiene el vinagre y cuál es el tipo más saludable?

Las funciones de este tipo de líquidos son diversas: alarga la vida útil de los alimentos, previene la pérdida de color, conserva la calidad sensorial y ajusta su PH. También ejercen funciones como transmitir calor o crear vacío, así como distribuir por igual los componentes de cada alimento.

Para responder si son saludables, no hay más que atender al listado de ingredientes específico de cada conserva: desde la web de Alimentología, por ejemplo, comparan unas sardinas con tomate cuyos ingredientes son: tomate, aceite de girasol, jarabe de glucosa, cebolla, azúcar, almidón, sal y glutamato monosódico, con unos mejillones en escabeche de marca “H”, cuyo líquido de cobertura consta de aceite de oliva, vinagre, especias y sal. Evidentemente, la segunda opción es mucho más sana que la primera. 

¡Puedes usarlos para tus platos!

Especialmente para las personas veganas, que no consumen huevo, este líquido de conserva como el de los garbanzos puede ser realmente útil para la preparación culinaria de salsas como la veganesa, la versión vegana de la tradicional mayonesa.

Para prepararla, solamente son necesarios cuatro ingredientes: 70 mililitros  de agua de garbanzos o de otra legumbre, 140 ml de aceite de oliva virgen extra, una cucharadita de limón y sal al gusto. Solamente hay que batir hasta que el agua emulsione, incorporar el aceite progresivamente hasta que la mayonesa se monte e incorporar la sal y el zumo de limón.

Además de para la creación de salsas, si vas a consumir una conserva como un pescado o un marisco en aceite de oliva, puedes añadir un chorrito del líquido al aliño de la ensalada para incorporar más sabor a tu preparación culinaria. Recuerda fijarte siempre en la etiqueta y aprovechar al máximo estos procesados sanos.

Desde el consultorio del Comidista resolvían positivamente esta duda habitual de muchos comensales recordando que “el agua de las conservas” es perfectamente comestible para mayonesas tuneadas o brutales aliños.

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.