Entretenimiento

El misterioso caso de las piedras vivas de Rumanía: crecen, se reproducen y respiran

El misterioso caso de las piedras vivas de Rumanía: crecen, se reproducen y respiran

Parecen mágicas, pero existen en Rumanía y otros lugares del globo. Hablamos de los Trovants, las singulares piedras vivas que crecen, se reproducen y respiran.

La naturaleza nos brinda regalos extraños y tan sorprendentes que invitan a parpadear: desde bosques torcidos a lagos que cambian de color, insólitas lluvias de peces o cráteres inexplicables. En Rumanía pueden verse los Trovants -literalmente, “piedras que crecen”-, formaciones rocosas vivas y únicas gracias a su capacidad de multiplicarse, y otros detalles curiosos. Aunque a simple vista pueden parecer piedras normales, los minerólogos descubrieron los secretos que las convierten en un tesoro sin igual.

piedras

Las piedras se componen principalmente de un núcleo de piedra dura, y el resto está compuesto de arena, dispuesta alrededor de su corazón a modo de caparazón. De acuerdo a los especialistas,tendrían una antigüedad de 6 millones de años y habrían comenzado como pequeños guijarros hasta alcanzar los 10 metros. No te creas que crecen deprisa: pueden tardar unos mil años en aumentar entre 4 y 5 centímetros.

El aumento de masa de las piedras pasó por el microscopio de los científicos, que optaron por diseccionar varias muestras para tratar de desvelar las claves de este enigma. Cuando las abrieron, se toparon con una estructura similar a la de los anillos circulares que va formando el tocón de un árbol, empleándolas para calcular la edad estimada de algunas piezas.

Tras diferentes análisis, la rocas –que fueron declaradas monumento de la humanidad por la Unesco– se desarrollaron diferentes teorías con respecto a su capacidad para crecer. Las piedras se formaron mediante acumulaciones de arena altamente porosas y depósitos de arenisca cementados por aguas ricas en carbonato de calcio. El término de Trovant (trovanti) fue creado e introducido por el naturalista Gh. M. Murgoci, en su obra “El terciario en Oltenia”.

5 fenómenos naturales que la ciencia no ha podido explicar

El secreto para el crecimiento de estas piedras se esconde en el agua, concretamente en aquella que es rica en carbonato de calcio, esencial para hacer que la roca crezca en presencia de agua de lluvia.

Después de cada fuerte precipitación, los Trovant absorben los minerales de la lluvia, que a su vez se recombinan con los productos químicos ya presentes en la piedra. Al formarse una reacción y presión espontánea en el interior, la roca crece desde el centro hasta sus márgenes y se multiplica, con una tasa de deposición de aproximadamente 4-5 cm en 1000 años.

Estas rocas rumanas generalmente aparecen con formas suaves y sin bordes: son cilíndricas, nodulares y esféricas, formas inconsistentes desarrolladas medida que crecen y se multiplican debido a la secreción irregular de cemento. Las formaciones son variopintas, ya que crecen desde unos pocos milímetros hasta 10 metros.

Los Trovant no solo son extraños debido a su estructura y capacidad de crecer y multiplicarse. También pueden moverse de un lugar a otro. En torno a sus extensiones en forma de raíz y anillos de envejecimiento visibles cuando cortas la piedra, los científicos aún no han encontrado una explicación de estas características únicas.

trovants de Rumanía

Si nos remontamos al origen de su existencia, hay que dar gracias a la presencia de terremotos hace seis millones de años. El depósito de arena se creó tras la sedimentación sucesiva del material detrítico transportado por los ríos.

Uno de los lugares donde más abundan es el condado de Valcea en Rumania. Los interesados pueden acudir a una cantera de arena cerca del pueblo de Costeşti a lo largo de un río en Gresarea Brook, cerca del pueblo de Oteşani, aproximadamente a 15 km de Horezu. También puede ver Trovants en la Reserva Natural “Trovants Museum” administrada por la asociación Kogayon, cuyo objetivo es crear conciencia sobre la protección del medio ambiente. Además de su uso generalizado como material de construcción para lápidas, los lugareños también los usan para hacer recuerdos.

No solo en Rumania, sino que también puedes ver estas piedras vivas en crecimiento en Rusia, las estepas de Kazajstán o la República Checa. 

Fuente | When on Earth

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.