Entretenimiento

El misterio sin resolver de los extraños frascos huecos de piedra en Laos

El misterio sin resolver de los extraños frascos huecos de piedra en Laos

Estos extraños huecos tallados en piedra antigua, algunos con tapa y otros abiertos al suelo, intrigan a antropólogos y científicos. Son los megalitos surrealistas en forma de caldero en Laos, y todavía hay muchas intrigas a su alrededor.

Este peculiar rincón de la naturaleza es el Páramo de las Tinajas en Laos, en la meseta de Xieng Khouang en la cordillera Annamita. Allí podrías encontrar miles de vasijas de piedra en forma de frasco, que los expertos estimuan que fueron creadas hace 1500 o 2000 años por los antiguos moradores de la región, cuya cultura y forma de vida es desconocida para nosotros. Las hipótesis en torno a ellas son muy diversas: podrían haber sido usadas como vasijas de enterramiento, urnas funerarias o recipientes de almacenaje de alimentos, alcohol y agua de lluvia. 

Las miles de vasijas conforman un vasto y extraño paisaje, una reliquia arqueológica teñida de misterios. Las razones que han impedido a los arqueólogos modernos estudiar mejor el enclave son trágicas: en la llanura todavía pesa el terrible legado de millones de bombas sin detonar lanzadas por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos en la década de 1960. En la actualidad, cientos de laosianos inocentes mueren cada año como resultado de estas armas, décadas después de que terminase el conflicto.

En la actualidad únicamente el 10% de estos megalitos han sido investigados, aunque los investigadores han comenzado en estos últimos años expediciones dentro de sitios seguros seleccionados. Algunas de las vasijas están separadas y otras aglutinadas en grandes grupos. Hasta el momento se desconoce la fecha exacta en la que se colocaron o de dónde procede el material pétreo, tal y como resumen las últimas investigaciones.

El misterioso caso de las piedras vivas de Rumanía: crecen, se reproducen y respiran

“Hasta ahora, no ha sido posible estimar cuándo se colocaron los frascos por primera vez en el paisaje o de dónde se obtuvo la piedra“, explica un equipo internacional que se sirvió de la técnica Luminiscencia Ópticamente Estimulada (OSL) para fechar la piedra antigua, estimando que se habrían colocado estas vasijas a finales del segundo milenio a. C.

La evidencia descubierta de diversas prácticas mortuorias en algunos de los sitios, incluido el entierro primario de esqueletos humanos y también colecciones de huesos agrupados o en jarras, también fue fechada por radiocarbono, lo que sugiere actividad entre los siglos IX y XIII d.C. De confirmarse serían prácticas mortuorias anteriores a los descubrimientos más recientes.

“Los datos presentados aquí sugieren fuertemente que la colocación de los megalitos precedió a la actividad mortuoria alrededor de los frascos, lo que indica la reutilización de los sitios y un significado ritual duradero”, escriben los investigadores. Otro enigma en el aire es cómo llegaron los frascos a sus posiciones actuales, ya que la cantera más probable estaba a 8 kilómetros y cada uno de estos objetos pesa más de 30 toneladas.

Fuente | Science Alert

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.