Entretenimiento

El método infalible para conservar las zanahorias frescas más tiempo en la nevera

El método infalible para conservar las zanahorias frescas más tiempo en la nevera

La zanahorias son sumamente ricas, nutritivas y sabrosas, pero en muchas ocasiones se echan a perder antes de lo que pensábamos. Para reducir tu desperdicio alimentario, este es un truco infalible que te permitirá conservar las zanahorias frescas durante mucho más tiempo.

La zanahoria permanece en el pensamiento colectivo como la mejor aliada para cuidar la vista o broncear la piel, pero esta hortaliza guarda en su interior muchísimos más beneficios: sus carotenoides previenen varios tipos de cáncer como el de mama, estimula el apetito, protege el esmalte dental y evita que aparezcan caries, calma las molestas gástricas y evita el dolor de eestómago, es diurética, vigorizante, buena para el pelo y las uñas y previene el envejecimiento prematuro. ¿Cómo te quedas?

Además, las zanahorias pueden formar parte de cientos de platos, desde cremas y sopas hasta guisos, crudités, aperitivos, salsas, bocadillos o ensaladas. Su alta accesibilidad y carácter económico hacen que sean una de las verduras más consumidas, pero en muchas ocasiones se echan a perder por no saber cómo guardarlas de la forma más adecuada.

¿Cuántas veces se puede reutilizar el aceite de freír sin peligro?

Lo más barato es comprar las zanahorias en paquetes o en racimos, en lugar de por unidad. Aunque también puedes adquirirlas congeladas, frescas suelen ser más sabrosas. ¿Cómo hacer que duren más tiempo en la nevera?

Siguiendo un sencillo método: en primer lugar, debes recortar las puntas verdes, almacenándolas por separado ya que de lo contrario absorberán la humedad de las zanahorias, dejándolas blandas y secas. Con ellas puedes sustituir a la albahaca para preparar un rico pesto italiano.

Lo único que tienes que hacer para mantener las zanahorias crujientes y frescas es ponerlas en un recipiente con agua y guardarlas en el refrigerador, sin trocear. Las zanahorias enteras se mantienen agradables y crujientes en su baño de agua fría, una táctica que también vale para almacenar zanahorias pequeñas empaquetadas. Si el agua comienza a verse turbia, simplemente cámbiela por agua dulce según sea necesario.

De esta manera, las zanahorias pueden durar en buen estado varias semanas en la nevera, y tú siempre las tendras a mano para preparar un delicioso y recofortante plato caliente que te quite el frío del invierno.

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.