Entretenimiento

Cómo preparar tu propia bebida isotónica casera

Cómo preparar tu propia bebida isotónica casera

Las bebidas isotónicas sirven para hidratarse tras una dura sesión de ejercicio, recuperar sales minerales como el potasio y reponer líquidos y electrolitos. Pero no tienes que comprarlas, sino que puedes prepararlas en casa con muy pocos ingredientes.

El Colegio Estadounidense de Medicina Deportiva apunta a que durante la práctica deportiva que dura menos de una hora existe escasa evidencia de diferencias de rendimiento fisiológico entre consumir una bebida con carbohidratos y electrolitos y agua corriente. Sin embargo tanto en las sesiones más largas como si prefieres darle sabor a tu bebida para ingerirla de forma más agradable y permanecer hidratado, tú mismo puedes preparar bebidas isotónicas en casa. 

Esto es lo que 12 minutos de deporte intenso hacen en tu salud metabólica

Aunque por los anuncios de los fabricantes y el diseño de las bebidas parezca que preparar uno de estos líquidos es ciencia espacial, en realidad no hay fórmula mágica y el proceso es realmente sencillo. Las isotónicas contienen dos ingredientes principales: carbohidratos -azúcares que proporcionan el combustible para el trabajo de los músculos- y sodio en pequeñas cantidades para contribuir a acelerar la rehidratación, reemplazando las sales que perdemos al sudar.

No hay que confundir entre bebidas hipertónicas, isotónicas y hipertónicas. Cuando una bebida está descrita como isotónica, significa que contiene concentraciones de sal y azúcar similares a las del cuerpo humano. En otras palabras, contendrá entre un 6% y un 8% de carbohidratos. Desde la web 5-a-side apuntan a varias combinaciones para hacer una bebida isotónica casera de 500 ml.

Ideas para preparar bebidas isotónicas caseras

  • De calabaza: Solamente necesitas 400 ml de agua y 100 ml de calabaza, una pizca de sal y un poco de azúcar opcional. Mételo un rato en el frigorífico para disfrutar de un resultado fresco y delicioso.
  • De zumo natural de fruta: Para ello debes usar jugo de fruta natural, ya sea de naranja o de tu fruta favorita. La proporción debe ser mitad de agua, mitad de jugo. De forma natural, el zumo contiene 10,4 g de carbohidratos por 100 ml, por lo que la isotónica terminada tiene aproximadamente 26 gramos de carbohidratos.
  • Mojito sin alcohol: Inspirada en el popular cóctel, esta bebida tiene 20 ml de jugo de lima, 150 ml de jugo de manzana, 330 ml de agua, una cucharadita de miel o azúcar moreno, entre 4 y 6 hojas de menta y una pizca de sal. Hay que mezclar todo sin romper las hojas de la hierba fresca. Su sabor es delicioso y por supuesto, no contiene alcohol. 
  • Bebida refrescante de limón y jengibre: Para preparar la mezcla debes añadir un trozo de jengibre crudo cortado en finas rodajas a una taza grande -450 ml- de agua hervida, dejando que repose para que se impregne del sabor. Exprime 50 ml de limón e incorpora tres cucharaditas de miel. Deja que enfríe en la nevera.
  • Agua de coco, sin aditivos: El jugo de coco 100% puro es la bebida isotónica de la madre naturaleza. Aporta 5 gramos de carbohidratos por 100 ml, muy cerca de la cantidad de una bebida deportiva fabricada y ya contiene una impresionante mezcla de minerales como sodio, potasio, calcio, fósforo y magnesio. Según Healthline y a la base médica PubMed, el agua de coco es mucho mejor que cualquier bebida isotónica. Destaca su cantidad de potasio, que contribuye a mantener el equilibrio de los fluidos de nuestro cuerpo y nivel el pH en nuestra sangre.

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.