Entretenimiento

Cinco curiosidades que no sabías sobre comer las uvas en Nochevieja

Cinco curiosidades que no sabías sobre comer las uvas en Nochevieja

De toda la Navidad, una de las tradiciones más marcadas se trata de engullir las uvas con cada campanada de Nochevieja para traer suerte y celebrar el principio de un nuevo año. ¿De dónde procede esta costumbre?

“Uno, dos, tres y cuatro y empieza otra vez
Que la quinta es la una y la sexta es la dos
Y así el siete es tres
Y decimos adiós y pedimos a Dios
Que en el año que viene
A ver si en vez de un millón
Pueden ser dos”

Así cantaban Mecano la oda al nuevo año y a la costumbre tan arraiga en nuestro país de comer las doce uvas con la compañía de las campanadas. Estas pequeñas frutas de tan san sano consumo -ricas en melatonina para dormir bien, antocianinas para tener un corazón sano o compuestos antioxidantes flavonoides- son imprescindibles en la última noche del año.

Es una tradición de origen español, extendida a otros países hispanoamericanos como México, Venezuela, Bolivia, Ecuador, El Salvador, Perú, Colombia, Puerto Rico, Nicaragua y Costa Rica, pero ¿cuál es su origen? Te contamos cinco cosas que no sabías sobre ellas.

Cinco cosas que no sabías sobre tomar las uvas en Nochevieja

  • La tradición consiste en tomar las doce uvas a los pies del reloj de la Puerta del Sol, y su origen es la cuota de un duro que se quería cobrar en Madrid en diciembre de 1882 por recibir a los Reyes Magos, privando de la fiesta a los madrileños. Como las familias acomodadas disfrutaban en Nochevieja de uvas y champán un grupo de madrileños decidió ironizar con ello y acudir a tomarlas. La tradición provocó tanto interés que ya en 1903 las uvas también se comían en Tenerife​ y poco a poco se fue ampliando al resto de España.
  • La otra teoría es que en 1909 los agricultores alicantinos tuvieron excedente de uva y para darle salida, lograron popularizar esta costumbre que desde entonces, experimentó un arraigo para siempre en la sociedad española. Para conseguirlo hicieron una estudiada campaña publicitaria en prensa anunciando que las uvas traerían buena suerte a quien las tomara al ritmo de las doce campanadas para recibir el Año Nuevo, rebajando además el precio de este fruto y haciéndolo atractivo.
  • No se comen uvas frescas en todos los lugares: Así como en España se comen uvas frescas, en otros lugares como Portugal o en algunas regiones de Latinoamérica -Costa Rica, Nicaragua, Puerto Rico, Colombia, Perú, El Salvador, Ecuador, Bolivia, Venezuela y México-, se comen doce uvas pasas. La oportunidad de negocio para las empresas llegó a principios de los años 2000, cuando comenzaron a comercializar botes individuales con doce uvas, peladas y sin pepitas.
  • En Murcia se producen la mitad de todas las uvas de la Península Ibérica: Se extraen más de 160.000 toneladas de sus casi 6.500 hectáreas de cultivo. Las más numerosas son las Apirenas, sin semilla, frente a las que tienen pepitas, como la Napoleón o la Dominga.
  • Las campanadas eran más cortas antes: Hace unos años se tomó la decisión de aumentar el tiempo entre campanada y campanada de la última noche del año para evitar atragantamientos y disgustos. No se recomienda que niños pequeños las consuman, ya que ha habido ingresos hospitalarios y fallecimientos por este motivo.

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.