Entretenimiento

Este eucalipto no está pintado: es el árbol más colorido del mundo

árbol

Solamente con abrir los cinco sentidos a la naturaleza descubrimos constantes maravillas, fenómenos llamativos y geometrías inexplicables. Parece el sueño de un grafitero, pero este eucalipto de colores existe en realidad y puedes encontrarlo en dos grandes bosques del mundo.

Parecen mágicos, pero lo cierto es que son otra de las joyas que la biodiversidad de nuestro planeta alberga. Por los colores que adornan su tronco se le conoce como eucalipto arcoiris -Eucalyptus deglupta-. Sin duda, puede presumir de ser el árbol más alegre y vistoso de la faz de la tierra. Puede llegar a los 75 metros y crecen de dos a tres metros en cada estación del año. Sus tonalidades no son inmutables, sino que la corteza multicolor se somete a llamativos cambios mientras muda, debido al contacto con el aire y con fenómenos como la lluvia. 

El Eucalyptus deglupta fue descrito por Carl Ludwig Blume y publicado en Museum Botanicum. Si atendemos a su etimología su nombre genérico procede de la conjugación de dos palabras en griego antiguo ‘eû… bien, justamente’ y ‘kalyptós… cubierto, que recubre’.

Este es el único árbol inmortal que existe en el mundo

No es raro, sino que abunda en todo el mundo: se cultiva en lugares donde no se registren heladas. Crece especialmente en Filipinas destinado a la fabricación de papel, aunque también desempeña función ornamental en parques y jardines de lugares ubicados en climas tropicales y subtropicales. Si quisieras contemplarlo de forma masiva deberías acudir a los bosques de eucalipto arcoiris más grandes del mundo, ubicados respectivamente en Filipinas y Costa Rica. 

Ya que los parches del exterior de la corteza se caen en diferentes momentos del año, su muestario de colores es asombrosa, reproduciendo lo que parecen auténticas pintadas dignas de caleidoscopio o aurora boreal. Hallamos en su corteza naranja, granate, azul, púrpura o verde. De forma ideal, su hábitat son planicies inundadas por lagos. Sorprende su rápido crecimiento en los primeros años de vida, su sensibilidad a los incendios y la gran cantidad de agua que precisa para su supervivencia.

Imagen de portada | Gerold Grotelueschen/Alamy Stock Photo

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.