Entretenimiento

7 alimentos que ayudan a ponerse moreno en verano

Alimentos para ponerte moreno

Si quieres pillar un bronceado más potente y duradero -sin descuidar en ningún momento la protección frente al sol- en la alimentación reside la clave. Te contamos qué comer para ponerte más moreno.

Si quieres prolongar los efectos del bronceado y lucir moreno durante más tiempo, determinados alimentos incluidos en tu menú semanal pueden echarte un cable. Los nutrientes que tienen la clave son aquellos ricos en betacaroteno -un carotenoide que estimula la producción uniforme de melanina, el pigmento responsable de otorgar color a nuestra piel-, así como otros como las vitaminas E y C, el manganeso o los ácidos grasos Omega-3.

7 alimentos para protegerte del sol este verano

Mientras que los alimentos con becaroteno -famosos por sus colores vibrantes como los presentes en la zanahoria, la papaya o el pimiento, así como en verduras de hoja verde- estimulan la producción de melanina y a su vez nos protegen contra el envejecimiento-, los ricos en las mentadas vitaminas garantizan la salud de la piel durante los meses de verano. Aquellos en los que abunda el manganeso aceleran, en combinación con los anteriores, el proceso de bronceado y los Omega-3 blindan la piel contra los rayos UV.

A continuación repasamos siete alimentos para ponerse moreno que puedes incorporar a tu dieta.

Zanahorias

Comidas y bebidas picantes

Probablemente la más famosas del listado. La zanahoria, comida preferida del conejo Bugs Bunny es rica en betacaroteno y se trata de una hortaliza con gran potencial antioxidante -que contribuye a regenerar el ADN y sintetizar tejidos- protegiéndote de la radiación y previniendo el envejecimiento capilar. Lo ideal es consumirlas crudas y varios días antes de ponerte al sol.

Espinacas

Espinaca

Las espinacas contienen hierro, carotenoides que producen el bronceado y un montón de vitamina K en sus hojas. Esta regula la coagulación de la sangre en las venas y arterias, además de promover la salud ósea. Si no te gustan, apuesta por la col rizada, también con elevados niveles de betacaroteno.

Melón

Melón

El melón puede ayudarte a permanecer hidratado durante los meses de verano gracias a su alto contenido de agua y electrolitos. Contiene aproximadamente un 90% de agua, y obtiene su color naranja de los carotenoides en la carne. Por lo tanto, para evitar los efectos de deshidratación y quema la piel del sol, llevate una rodaja de melón a merendar a la playa.

Brócoli

Brócoli

¿Sabías que una taza de brócoli tiene más del doble de vitamina C que un limón entero? La vitamina C es importante para proteger contra las deficiencias inmunitarias, así como para aumentar la producción de colágeno que ayuda al cuerpo a curar las heridas rápidamente. Por lo tanto, la combinación de carotenoides y vitamina C de esta hortaliza mejora el color y la función de su piel.

Mango

Mango

Esta fruta tropical no solamente está llena de carotenoides que aumentan el bronceado, sino que los mangos tienen antioxidantes (como la quercetina, la astragalina y el ácido gálico) que han demostrado prevenir el cáncer de colon, el cáncer de mama, el cáncer de próstata y la leucemia. Te protegerá del daño celular, fortalecerá tu sistema inmune y preparará tu piel para la exposición al sol. También puedes encontrar vitamina A en albaricoques y papayas, entre otras.

Pimientos rojos

Pimiento

Los pimientos rojos obtienen su color vibrante de los carotenoides, estimulantes de la producción de melanina. También destaca la presencia de elevados niveles de vitaminas C y A, que cuidan tu piel y tu vista. No pierdas ocasión de añadirlos a tus ensaladas, sin olvidar que son potentes alimentos anticancerígenos.

Tomate

11 ventajas de comer tomates para tu organismo

El color rojo de los tomates apunta a la presencia de carotenoides, destacando en especial la presencia del licopeno, responsable de prevenir enfermedades cardíacas, cáncer, cataratas y asma. También tiene vitamina A, vitamina C y vitamina K, así como cantidades significativas de vitamina B6, ácido fólico y tiamina y otras de potasio, manganeso, magnesio, fósforo y cobre y poseen fibra y proteína dietéticas.

Además, la presencia de vitamina C fortalece el sistema inmune, intervienen en la síntesis de colágeno y previenen y retrasan la aparición de arrugas. Solamente una sola pieza de tomate aporta el 40% diario de vitamina C. También podrás encontrar esta sustancia en naranjas, limones, grosellas, fresas o kiwis.

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.