Entretenimiento

5 cosas que puedes cocinar con un paquete de pipas peladas

7 cosas que puedes cocinar con un paquete de pipas peladas

Las pipas de girasol son uno de los frutos secos más económicos y versátiles del mercado. Hoy te traemos siete recetas que puedes preparar con ellas para introducir innovación, sabor y calidad nutricional en tus comidas.

Si hace poco tiempo compartíamos contigo siete ideas para cocinar con un bote de garbanzos, hoy le toca el turno a las pipas, más asociadas a tardes adolescentes con amigos en un banco del parque o a un maratón de series que a la cocina del día a día. Sin embargo, las pipas -tanto de girasol como otras algo menos habituales como las de calabaza- esconden un gran potencial nutricional y culinario. 

5 canales de YouTube de cocina japonesa auténtica que te harán alucinar

Son alimentos muy completos y ricos en vitaminas, minerales, fibra, proteína y grasas saludables. En concreto destaca la presencia del magnesio, el fósforo, el selenio y el zinc, y en menores cantidades el potasio y el hierro. Cien gramos de este fruto seco cubren nuestra necesidad diaria de vitamina E, vitamina B1 y vitamina B9. Además, estas semillas son una buena fuente de vitaminas B3 y B6.

Para que te hagas una idea 100 gramos de pipas de girasol contienen 27 gramos de proteína, 20 de carbohidratos y 43 de grasas, así como 574 calorías. ¿Y qué puedes hacer con ellas? Todas estas ideas para chuparte los dedos.

5 ideas para cocinar con pipas de girasol

  • Mayonesa vegana: Hacer una mayonesa vegana o veganesa con semillas de girasol peladas es muy sencillo. Deberás dorar a fuego medio bajo una taza de pipas en la sartén e incorporarlas a un vaso de licuadora con media taza de agua, un diente de ajo, una buena cucharada de aceite de oliva, el zumo de medio limón, perejil picado y sal al gusto. Según lo líquida o espesa que desees la salsa, deberás añadir más o menos agua.
  • Al rico pesto de pipas: En lugar de emplear piñones, mucho más caros, puedes utilizar semillas de girasol y también de calabaza para esta rica salsa italiana con la que acompañar pastas, pizzas, tostas, ensaladas o lo que desees. Puedes usar 100 gramos de cada tipo de pipa, rallar limón, picar albahaca fresca –o el tallo de unas zanahorias-, sal y pimienta al gusto, parmesano y varias cucharadas de aceite de oliva. ¡Ya verás qué delicia!
  • Paté de semillas: Con una textura similar a la de la sobrasada en versión vegetal, este rico aperitivo se prepara hidratando una taza de pipas de girasol durante toda la noche. Las pondrás en la licadura con perejil fresco, medio diente de ajo picado, pimienta negra, una pizca de sal, tomate seco también hidratado en agua tibia, cebollino y si te gusta, pimentón ahumado, dulce o picante.
  • Topping ideal para las cremas: En otoño los platos de cuchara triunfan. Además de los guisos, son ideales los purés y las cremas de productos de temporada como la calabaza, la coliflor o el boniato. Un puñado de pipas y un chorrito de aceite de oliva por encima brindará a estos platos un gran aporte de grasas saludables, vitaminas y minerales.
  • Queso vegetal a las finas hierbas: En Vegaffinity ofrecen una receta muy original para la que necesitarás un vaso de pipas de girasol crudas remojadas 12 horas antes y mezclarlas en un vaso de tubo con cebolla en polvo, el zumo de un limón, una cuchara de albahaca y otra de hierbas provenzales como romero, tomillo u orégano, cebolleta picada, sal marina, ajo en polvo y levadura nutricional. Puedes decorar la pasta resultante con olivas negras y pesto.

Por otro lado no olvides que las pipas son ideales para decorar toda clase de ensaladas, tanto frías como templadas.

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.