Entretenimiento

15 datos curiosos sobre dormir que seguro que no sabías

datos curiosos sobre dormir

¿Sabías que las personas que vieron la tele en blanco y negro tienen más posibilidades de soñar en una escala de grises? ¿O que mucha -muchísima- gente duerme con los ojos abiertos? Te contamos estas y otras curiosidades sobre dormir.

Aunque la ciencia del sueño ha avanzado pasos de gigante durante las últimas décadas, todavía quedan muchas respuestas en el aire e incógnitas por desvelar. Desde 1950 -momento en el que se descubrieron las claves de la fase REMexiste un especial interés por saber qué sucede en el cerebro mientras dormimos.

Sueños interactivos: descubren que es posible comunicarse con personas en sueños lúcidos

Se sabe que el sueño tiene un papel primordial en la memoria y el aprendizaje, la reparación muscular y el rendimiento cognitivo. pero continúa siendo un terreno casi virgen, fascinante y clave en numerosas culturas, religiones y prácticas que la ciencia sigue estudiando.

Desde Sleep.org revelan 15 curiosidades increíbles que seguro que no sabías. 

15 datos fascinantes y divertidos sobre dormir

  • El sentido de dormir todavía no se conoce del todo: Desde el punto de vista evolutivo, permanecer inmóvil e insensible deja a los seres durmientes vulnerables a los depredadores y les quita tiempo para comer y aparearse. Pese a ello, casi todos los animales duermen. Las teorías barajan diferentes hipótesis de por qué dormimos, desde la conservación de energía al mantenimiento celular, la eliminación de desechos o el aprendizaje y formación de la memoria.
  •  Conducir sin dormir es como conducir borracho: Si te privas del sueño puedes originar graves consecuencias para la seguridad vial y de hecho, es la razón responsable de 800 muertes al año en Estados Unidos. La privación del sueño afecta los tiempos de respuesta, la precisión y otras habilidades cognitivas a un nivel comparable al de la intoxicación por alcohol. De hecho, estudios demuestran que pasar de 17 a 19 horas sin dormir ralentiza los tiempos de reacción tanto como tener un nivel de alcohol en sangre de 0.05 o más.
  • El récord mundial del tiempo más largo sin dormir es de 11 días: El récord lo alcanzó en 1964 un estudiante de 17 años llamado Randy Gardner, el cual se pasó 264 horas despierto como parte del prroyecto de una feria de ciencias. Experimentó problemas cognitivos, sensoriales y cansancio extremo. Guiness dejó de registrar este logro por el peligro que implica para la salud.
  • Un pequeño porcentaje de población duerme poco debido a sus genes: La mayor parte de personas adultas precisan dormir entre 7 y 9 horas cada noche, mientras que los niños y adolescentes un porcentaje mayor. No obstante, la ciencia ha investigado que una pequeña parte de la población puede rrendir bien durmiendo seis horas o menos, algo que podría deberse a la genética.
  • Recordar tus sueños depende de la actividad cerebral: Un estudio reciente propuso que las personas que muestran niveles más altos de actividad en ciertas partes del prosencéfalo, en particular la unión temporoparietal y la corteza prefrontal medial, tienen más probabilidades de recordar sus sueños. Una manera de redorlas es despertarse durante la fase REM.
  • El ciclo natural de sueño-vigilia dura un poco más de un día: Siguiendo la luz natural, el ser humano mantendría un ciclo de sueño-vigilia más cercano a las 24 horas y 15 minutos. Esto se puede ver en personas ciegas que han perdido la capacidad de procesar señales de luz. Estas personas a menudo tienen un trastorno llamado trastorno de sueño-vigilia que no dura 24 horas, en el que el ritmo de sueño-vigilia se hace progresivamente más tarde cada día.
  • También quema calorías cuando duermes: La actividad cerebral demanda energía, por lo que seguimos quemando calorías dormidos, aunque no en la misma medida que cuando estamos despiertos.
  • En la fase REM paralizamos los músculos: Nuestros brazos y piernas se paralizan durante la fase REM. Curiosamente, el sonambulismo no ocurre durante el sueño REM, sino más bien durante el sueño de ondas lentas, que normalmente no se asocia con sueños vívidos.
  • ¿Sabías que el color de tus ojos puede influir en tu sueño?: Existen e una amplia evidencia de que las personas responden de manera diferente a la luz -responsable de regular la melatonina- dependiendo de la edad, tamaño de la pupila, exposición previa a la luz y otros factores. Una variable que podría influir es el color de los ojos. En un estudio realizado por investigadores japoneses se expuso a personas a luz nocturna y se midieron los efectos de la melatonina en personas con ojos claros en comparación con personas con ojos oscuros. Aquellos con ojos claros experimentaron una caída más pronunciada de la hormona del sueño cuando se exponen a la luz del atardecer.
  • Necesitas cuatro noches para recuperar una hora de sueño perdido: La deuda de sueño es prácticamente irrecuperable. En ello ahondó este estudio, que determinó que los sujetos necesitaban cuatro noches de sueño de recuperación para compensar solo una hora de sueño perdida.
  • Dormir poco te hace engordar: Si duermes horas de menos subirán tus niveles de grelina, más conocida como la hormona del hambre, a la vez que descendará la leptina -la responsable de la saciedad-. Además, existe una más que probada relación entre la pérdida de sueño y el aumento de peso. A largo plazo, la falta de sueño puede aumentar el riesgo de desarrollar diabetes o problemas cardíacos. Se trata de una relación bidireccional, ya que el azúcar puede interferir con la calidad del sueño.
  • Aquellos que vieron la tele en blanco y negro son más propensas a soñar en escala de grises: Un estudio de 2008 encontró que los sueños en blanco y negro eran mucho más comunes en personas mayores que tenían más exposición a la televisión en blanco y negro. Otra investigación de ese año descubrió que si se les preguntaba tras despertarse, lo recordaban en color. Por tanto, este último estudio propone que el color es uno de los detalles de nuestros sueños que olvidamos a los pocos minutos.
  • Dormir demasiado es malo para la salud: Especialmente si superas las 11 horas por noche puedes tener problemas de salud y rendimiento, incluyendo problemas cardiovasculares. Sin embargo, a veces son la consecuencia y no la causa, o lo que es lo mismo, son indicadores de problemas de salud subyacentes.
  • Las culturas sin luz artificial dividen el sueño en dos partes: En 2001, el científico del sueño Roger Ekirch presentó pruebas que sugerían que las sociedades preindustriales pueden haber dividido el sueño nocturno en dos etapas. En el tiempo que estaban despiertos entre los períodos de sueño, las personas se levantaban para comer y hacer otras actividades antes de regresar a la cama.
  • Entre el 5% y el 50% de las personas duermen con los ojos abiertos: Hasta el 50% de la población puede tener una afección llamada lagoftalmos nocturna, que impide que los párpados se cierren por completo durante el sueño. A largo plazo, este trastorno puede provocar problemas para dormir y dañar la superficie de los ojos. Un síntoma de ello suele ser despertarse con los ojos secos o cansados.

Fuente | Sleep.org

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.