Videos

Probamos el Samsung Galaxy Note 3 y el reloj Galaxy Gear

En TICbeat ya hemos podido probar durante unas horas los nuevos productos estrella de Samsung: el nuevo teléfono tableta Galaxy Note 3 de 6 pulgadas y el reloj inteligente Galaxy Gear.

Presentados en la feria IFA hace algunas semanas y cuando están ya a punto de llegar a nuestro mercado, en TICbeat ya hemos podido probar durante unas horas los nuevos productos estrella de Samsung: el nuevo teléfono tableta Galaxy Note 3 de 6 pulgadas y el reloj inteligente Galaxy Gear.

Un aspecto más lujoso para el teléfono tableta

El Galaxy Note es el dispositivo que inauguró el concepto de teléfono tableta o “phablet” que ha ido creando arraigo como herramienta profesional y que, con el creciente tamaño de los smartphone convencionales, con sus 6 pulgadas en esta última versión ya no llama tanto la atención por sus dimensiones.

Al igual que en el Galaxy S4, el Note 3 se ha revisado para darle un aspecto más lujoso (o más “premium”, como se empeñan en decir los fabricantes) con un borde en acabado metálico y una nueva carcasa posterior. Esta parte trasera, con textura imitando piel y con el relieve del cosido en el borde no se puede decir que sea un gran dispendio en los materiales, sigue siendo una carcasa de plástico convencional, pero es un acierto ya que es más agradable que acabado brillante anterior y le da un aspecto más lujoso. Las fundas-carcasa le dan un aspecto todavía mejor, como si se tratarse de una libreta, pero a cambio el dispositivo ocupa más.

El tamaño, como decíamos, está en el límite de lo que puedes llevar en un bolsillo de un pantalón de caballero (aunque esto es muy variable) y usar como un smartphone sin que resulte algo ridículo, pero aquí ya estamos hablando de un dispositivo que es casi una tableta y no te apetece tanto llevar siempre encima. Sin embargo, si llevas una chaqueta con bolsillos, un pantalón amplio o un traje en tu día a día laboral, es difícil que no encuentres cómo llevarlo cómodamente. Curiosamente, el tamaño del Note 3 es también en parte lo que justifica un complemento como el reloj Galaxy Gear.

Cuestión de lápiz

Uno de los elementos que hace distinto al Note es no sólo el que la pantalla esté optimizada para usarse con un puntero, el SPen (además de con los dedos como cualquier smartphone), sino la cantidad de funciones que puede realizar asociadas a este puntero.

El SPen es muy fino y se encaja en el propio dispositivo con bastante firmeza, de manera que no temerás perderlo porque se suelte dentro de un bolso o de una maleta. Tiene un pequeño botón que hace falta pulsar para determinadas acciones y no se puede decir que sea cómodo, sobre todo por lo delgado que es. La precisión de la escritura es bastante elevada, más que en cualquier iPad o tableta Windows 8 (salvo en las que soportan punteros como la Surface RT), donde la pantalla está pensada sólo para usar gestos con los dedos, pero no para ser un a pantalla en la que tomar notas o dibujar si fuese una tableta gráfica. Por otro lado, además de ser bastante preciso para tomar notas a mano alzada, el reconocimiento de la escritura manuscrita es excelente, reconociendo una escritura no demasiado ortodoxa con total exactitud.

Como hemos mencionado, el Note 3 tiene muchas funciones distintivas que se realizan con el puntero, como puedes ver en el vídeo de demostración. La parte negativa es que como le suele pasar a Samsung, a veces no son del todo intuitivas, lo que significa que para sacarle partido tendrás que repasar los manuales y después experimentar para ver cuáles de ellas te resultan útiles en tu trabajo.

Pantalla

El segundo elemento interesante del Note 3 es la espectacular pantalla Amoled que incorpora, con un excelente brillo y contraste y con la elevada saturación a la que nos tiene acostumbrados Samsung. La resolución de la pantalla, como sabe casi todo el mundo es Full HD (1.920 x 1.080 píxeles), que está algo más justificada en esta pantalla de 6 pulgadas que en los smartphones de 5” en los que el tamaño de punto es tan minúsculo (con densidades que llegan a los 400 ppp) que no añaden más nitidez (a no ser que tengas una lupa) sino seguramente más consumo de energía.

Caballo veloz

En cuanto a usabilidad y rendimiento, con el hardware más potente que equipa a día de hoy un smartphone (Snapdragon 800 a 2,3 GHz y 3GB de RAM) el funcionamiento de la tableta es muy fluido y rápido. Tareas como el reconocimiento de la escritura son casi inmediatos y puedes abrir multitud de aplicaciones y pasar de una a otra sin retardos de ningún tipo. Lo que no hemos podido comprobar, en este primer vistazo en directo, es si la autonomía con la gran batería de 3.200 mAh que equipa el Note está a la altura de lo que promete Samsung.

Cámara excepcional

Otro de los elementos que llama la atención del Note 3 es su cámara, no por la resolución en fotografías, que es de 13 MP como en el Galaxy S4, sino porque la electrónica del dispositivo permite grabar películas 4K (esto es una resolución de nada menos que 3.840 x 2.160 o 4 veces el Full HD convencional). No hemos podido comprobar con rigurosidad la calidad que obtiene el Note 3 en la grabación de vídeo (para ello se necesita examinar las películas en una pantalla de más resolución que la del propio smartphone), pero habiendo visto la gran calidad de los vídeos Full HD del Galaxy S4, la verdad es que tenemos cierta confianza en que va a ser otro de los puntos en los que el Note 3 va a destacar.

En conclusión, el Note se reafirma como el rey de los híbridos entre teléfono y tableta, y claramente volverá a ser el preferido de tantos usuarios que han visto como los “phablet” son una buena idea como smartphone para trabajar y tomar notas, y además para hacer las veces de tableta en el terreno del ocio o en el entretenimiento. En esta edición, sin cambios importantes, lo que hace es dar una vuelta de tuerca a las especificaciones y ganar algo de elegancia, de manera que al que le guste le gustará más, y al que no le atraiga un móvil tan grande, es probable que no cambie de opinión por las novedades que incluye esta edición.

Galaxy Gear, el complemento más de moda

Como se rumoreaba desde hace meses, lo segundo que ha presentado Samsung en IFA ha sido el reloj Galaxy Gear que, una vez pasada la excitación de pensar cómo sería o que podrá hacer, el fabricante quiere sencillamente promover como un complemento de sus dispositivos Galaxy que puede hacerlos más cómodos en el día a día. Así, el Gear es un “mando a distancia” del smartphone o un manos libes un tanto especial que se coloca en la muñeca y adopta la forma de un reloj, lo que para los que les guste llevar reloj es más un inconveniente que otra cosa.

El Gear es un dispositivo cómodo y ligero de usar. El contorno suave de la parte inferior hace que no moleste y se adapta bien incluso a muñecas pequeñas. Desde el punto de vista estético, cada uno debe hacer su juicio personal. Sin embargo, como decíamos, quizá los fabricantes de estos dispositivos deberían adoptar una forma que no suponga sustituir al reloj, para aquellos a los que nos gusta llevar un reloj tradicional, sino tal vez como una pulsera o como las bandas que se están haciendo populares para hacer deporte o para controlar nuestra salud y hábitos de vida.

Lo primero que llama la atención del Gear es su pequeña pantalla, lo que significa que sólo resulta útil para ver mensajes más o menos sencillos. No obstante, puedes hacer (o intentar) cosas como marcar un teléfono en un diminuto teclado numérico que muestra en pantalla. Parece que Samsung no se a atrevido con un dispositivo mucho más grande (cuando los relojes convencionales no son tan tímidos a la hora de utilizar cajas de acero de gran tamaño) quizá por temor al rechazo del público femenino y ha incorporado una pantalla de sólo 1,6 pulgadas y una resolución de 320 x 320. Este pequeño tamaño ya casi ha hecho que el Gear nazca muy limitado en sus posibilidades y es básicamente un “manos libres” avanzado del smartphone que te permite hacer y recibir llamadas, recibir notificaciones o transmitir las órdenes de voz al teléfono.

El Gear también está orientado a servir como “máquina de recordatorios personal” y tiene una cámara de 2 MP que puede tomar pequeños clips de vídeo con resolución 720p. Esta cámara nos ha parecido algo extraña, primero porque uno no está acostumbrado a apuntar una cámara con la muñeca y segundo porque la pequeña pantalla hace difícil encuadrar y la resolución es también bastante limitada. Quizá con el uso se acostumbre uno a utilizarla, pero nuestra primera impresión es que quizá no merece la pena llevar la cámara en el reloj (salvo que seas James Bond, claro) y sea más sencillo sacar directamente el móvil.

El reloj tiene un altavoz y un micrófono que han sido convenientemente integrados en el cierre de la correa. Así una función interesante es que puedes contestar llamadas y grabar notas de voz con relativa discreción, acercando a tu oído la parte posterior de tu muñeca. Por supuesto, puedes hacer que el altavoz produzca más volumen y usar el reloj como un manos libres normal (bueno, más bien como el del coche fantástico) sin tener que llevar el reloj a tu oído.

Según Samsung, la autonomía del Gear es de 48 horas conectado a un smartphone, al que se enlaza por Bluetooth 4.0. Por supuesto, además de todo lo anterior sirve como reloj con cronómetro, podómetro, como mando para la música o incluso para encontrar el smartphone si lo hemos extraviado por la casa o en la oficina.

¿Buen intento?

En conclusión, es difícil hacer un juicio sobre el Gear, pero nuestra primera impresión es que sólo va a seducir a los muy aficionados a los gadgets, a los que tengan un smartphone muy grande (como el Note 3) y sobre todo a los que les parezca bonito estéticamente como reloj. Como decíamos, posiblemente con un concepto más parecido a las “bandas” para deportistas o directamente como un smartphone “wearable” en forma de brazalete y con una pantalla de al menos 3 pulgadas nos habría parecido más interesante. Al menos hay que dar el crédito a Samsung por hacer el intento con el Gear.

 

Sobre el autor de este artículo

Daniel de Blas

Periodista especializado con más de 18 años de experiencia en tecnología. He sido director de publicaciones como Macworld (dedicada al mundo Apple) o TechStyle (dedicada a electrónica de consumo).