Videos

Primer contacto con Surface 3

Volvemos a hablar de Surface 3 pocos días después de su presentación porque hemos tenido la oportunidad de conocer de primera mano el dispositivo en España. Rafael Ríos, jefe de Producto en Microsoft Ibérica, desgrana las bondades de la nueva tableta-portátil y los aspectos diferenciales frente a la versión Pro 3.

La última propuesta tecnológica de Microsoft en el nicho de las tabletas (o tabletas-portátiles, como prefieren denominar a su categoría de producto en la compañía) es Surface 3, un nuevo integrante de la familia Surface, una gama que a pesar de sus complicados inicios con versiones poco exitosas como RT, la empresa de Redmond ha logrado remontar con propuestas mucho más solventes como es el caso de Surface Pro 3, que viene a ser la hermana mayor del dispositivo ahora presentado que llegará al mercado el próximo 7 de mayo.

Volvemos a hablar de Surface 3 pocos días después de su lanzamiento oficial en Estados Unidos porque hemos tenido la oportunidad de conocer de primera mano el dispositivo en España. Rafael Ríos, jefe de Producto en Microsoft Ibérica, ha desgranado ante la prensa las bondades del nuevo dispositivo y los aspectos diferenciales frente a la versión Pro 3, de cuyas ventas, en palabras del portavoz, “estamos muy satisfechos, pues ya lo han adaptado como un dispositivo que reemplaza al portátil tradicional empresas como Coca-cola, BMW o Louis Vuitton a escala global y en España otras como Desigual, Banca March o una empresa del Banco Santander”.

 

rafael-rios-microsoft

 

¿Por qué lanza ahora Microsoft Surface 3 después de la buena acogida de la versión Pro 3, presentada el pasado año? “Porque éramos conscientes de que teníamos que cubrir el espacio que había justo debajo de Surface Pro 3. Lo que hemos hecho con Surface 3 es tomar la esencia del anterior para crear un equipo más económico y liviano, un equipo que esperamos que llegue a muchas más manos”, asegura.

Un equipo pensado para la movilidad extrema

Respecto al diseño, éste es muy parecido al de Surface Pro 3. “Los materiales con los que está hecho son Premium. Hemos escogido el magnesio, que es un material más ligero que el aluminio pero también más resistente. Además, antes de la capa de pintura que lleva la carcasa incorpora una capa cerámica que lo hace aún más resistente a arañazos”, indica Ríos, quien afirma que “en la industria de consumo nadie apuesta por estos materiales”.

La nueva Surface es “la más ligera y fina hasta la fecha” (tiene un peso de 622 gramos respecto a los 800 gramos de su hermana mayor y un grosor de 8,7 mm). “No se ha hecho más delgada aún porque no queríamos renunciar a prestaciones que nos parecen fundamentales, como son los puertos USB, que los usuarios usan para conectar sus pendrives, sus cámaras de fotos, etc.”. De hecho, el dispositivo incorpora también un puerto microUSB que permite que la batería se reponga con un cargador de móvil.

 

surface-3

 

Un aspecto que destaca especialmente Ríos es el procesador que integra, la última versión de Atom de Intel. “Gracias a este procesador el consumo de batería es mucho menor. De hecho ésta aguanta hasta 10 horas con el dispositivo reproduciendo vídeo”.

La nueva Surface, que llega en varios modelos (de 2 y 4 gigas de RAM y 64 y 128 gigas de almacenamiento) tiene una pantalla más pequeña (de 10,8 pulgadas) que Surface Pro 3 pero su calidad, según Ríos, “es exactamente la misma”. “Para que la imagen sea así de nítida hemos reducido el aire que queda entre las tres capas que la componen, por eso se ve tan bien”. Damos fe, desde luego, que la pantalla es uno de los puntos fuertes del equipo.

También se ha mejorado la tecnología de cámara de la nueva Surface respecto a la versión anterior para consumo. “La trasera ya no tiene la inclinación del modelo RT. Tiene 8 megapíxeles y tecnología autofoco. La delantera, de 5 megapíxeles, también se ha mejorado para que la calidad de las videollamadas sea mucho mayor”.

Dos elementos que se han mantenido son el teclado que traía la Surface Pro 3, obviamente adaptado al nuevo tamaño, y el bolígrafo que permite la escritura digital. “Este último es igual al que trae la versión Pro 3 pero ahora lo vendemos en más colores, rojo, azul, negro y gris. Escribir con él es lo más parecido a hacerlo en un bloc de notas de papel, lo que nos abre un gran abanico en el mercado educativo”. De hecho, habrá una versión que Microsoft lanzará específicamente para este mercado (cuyo precio no se ha desglosado, aunque se estima que será de unos 539 euros y que vendrá con el teclado y el boli incorporado). También habrá un modelo específico para la empresa. “Hay compañías que no requieren para sus empleados un terminal con la potencia de Surface Pro 3, así que el Surface 3 es ideal para ellas”. Este modelo para empresas, con 4 gigas de RAM y 64 gigas de almacenamiento, tendrá un precio estimado de 649 euros. Los modelos normales arrancan en un precio de unos 600 euros (el teclado, de unos 130 euros, y el lápiz, de unos 50, se venden aparte). Además, saldrá otra versión especial con conectividad LTE (la cuarta generación de telefonía móvil), ideal, sobre todo para el público profesional.

Finalmente, como nota especialmente diferenciadora respecto a la versión RT de Surface, también dirigido a un público más masivo, el nuevo Surface 3 viene con Windows 8 de serie que, además, los usuarios podrán actualizar a la versión 10 de forma gratuita cuando esté lista (en los próximos meses).

En Microsoft creemos que Surface Pro 3 y Surface 3 pueden convivir sin que un modelo fagocite al otro porque se dirigen a personas con necesidades distintas. El Pro 3 es para aquellos profesionales que busquen máxima potencia en una tableta que sustituye perfectamente a su portátil, y Surface 3 es para personas que trabajan o quieren usar el equipo en extrema movilidad”, añade el experto, quien nos muestra, en este vídeo, cómo es la nueva propuesta tecnológica de la empresa de Redmond.

Sobre el autor de este artículo

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.