Videos

Primer contacto con Microsoft Band

Sebastián Lancestremère, director general de Microsoft Sports, nos muestra en el recién inaugurado Centro Mundial de Innovación en el Deporte abierto por la compañía en Madrid la pulsera inteligente Microsoft Band, ya disponible en Estados Unidos y que llegará “en breve” al mercado español.

Sebastián Lancestremère, director general de Microsoft Sports, la división internacional de la compañía de Redmond centrada en tecnología y deporte, nos muestra en el recién inaugurado Centro Mundial de Innovación en el Deporte abierto por la compañía en Madrid la pulsera inteligente que ésta lanzó hace ya unos meses en Estados Unidos y que llegará “en breve” al mercado español: Microsoft Band.

El directivo nos explica en este vídeo las principales bondades del wearable, que en Estados Unidos se vende por unos 200 dólares, y que no solo permite monitorizar la actividad física sino también la productividad del usuario, su gran baza frente a la competencia según el portavoz.

 

La pulsera, hecha en elastómero plástico térmico negro y con cierre ajustable, tiene una pantalla TFT táctil de 1,4 pulgadas y 320 x 106 píxeles de resolución, así como una batería doble de 100mAh que, según aseveran desde Microsoft, dura unas 48 horas en uso normal y se recarga al completo en una hora y media. El dispositivo también está dotado de conectividad Bluetooth 4.0, micrófono, motor de vibración y múltiples sensores (acelerómetro, giroscopio, girómetro, GPS, de luz ambiental, de temperatura de la piel y otro de resistencia eléctrica de la piel, de radiación ultravioleta y capacitivo).

Microsoft Band permite a su usuario controlar aspectos como las calorías consumidas al hacer ejercicio, su propio sueño, la frecuencia cardiaca, distancias recorridas o la exposición solar. Datos que luego se procesan en Microsoft Health, la plataforma de salud creada por la compañía y similar a las que Apple o Google también han lanzado. No obstante, Lancestremère hace especial hincapié en el aumento de productividad que permite el gadget ya que al conectarlo con el teléfono inteligente (con cualquier smartphone basado en Windows Phone, Android e iOS) hace posible ver mensajes de texto, llamadas, correos electrónicos y la actividad en las redes sociales, además de otra información (del tiempo e incluso el acceso a apps de terceros).

 

 

Sobre el autor de este artículo

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.