Tendencias

Retos TIC que tendrá que afrontar el próximo gobierno de España

Twitter y la huella digital del paro en España

Desde la celebración de las elecciones generales el pasado 20 de diciembre, el tema estrella en cualquier conversación que se precie, ya sea a través de redes sociales o en la barra de un bar, es quién será el próximo presidente del gobierno en España.

En ese sentido, cada día asistimos a un nuevo movimiento de alguno de los dos principales candidatos (Mariano Rajoy y Pedro Sánchez) y a nuevas exigencias para pactar por parte de los dos partidos que irrumpieron en el Congreso tras los últimos comicios, Ciudadanos y Podemos.

Sin embargo, esta disyuntiva electoral ha tapado muchas otras problemáticas que estaban sobre la mesa y que deben seguir gestionándose, pese a la incertidumbre actual. Entre estas materias, los retos tecnológicos de nuestro país son muchos y de muy diversa índole, un fenómeno del que la Administración Pública no sólo es parte afectada sino que es el actor que puede impulsar y desarrollar muchos de los paradigmas que necesita nuestro país para ser eficaces competitivamente, favorecer un ecosistema de iniciativas TIC y reducir la brecha digital, acercando más los servicios públicos al ciudadano.

“En la revolución digital, las administraciones públicas españolas han ido dando algunos pasos, pero todavía insuficientes para poder cubrir las demandas de los ciudadanos”, explica a TICbeat José Antonio Lorenzo, Director General de IDC España. “En ese sentido, el principal reto al que se enfrentan los responsables TIC de todas las administraciones públicas es ofrecer al ciudadano la misma forma de interactuar con los servicios públicos que tiene cuando lo hace con la empresa privada, es decir el poderlo hacer desde cualquier dispositivo, desde cualquier lugar, de forma ágil, sencilla y segura”.

Para Lorenzo, “es fundamental que los responsables públicos pongan foco en innovar en nuevos y mejores servicios al ciudadano, a través de un marco legislativo, estratégico y de inversión que dé respuesta a las demandas de la sociedad y que haga que la Administración Publica sea relevante para su cliente: el ciudadano”.

La otra gran firma de análisis a escala mundial, Gartner, añade un nuevo factor a esta ecuación: la reducción del gasto público también ha impactado en el despliegue de nuevos servicios y la modernización TIC de las AAPP. Coinciden, eso sí, a la hora de señalar las prioridades en materia tecnológica del nuevo Ejecutivo: experiencia del ciudadano, eficiencia operacional y reducción del gasto por medio de las TIC.

hombres-tecnologia

Para lograr estas metas, lo más básico es asegurarnos de que la Administración Pública tiene la capacidad de llevar a cabo iniciativas que garanticen esta evolución digital, algo que no está tan claro para Gartner. “Las limitaciones de los servicios TIC del gobierno están sustentadas en aspectos de base como arquitecturas técnicas inflexibles o prácticas TIC obsoletas. Los CIO de la Administración Pública deberán superar estas barreras y apostar por la integración de las nuevas tecnologías emergentes en sus próximos planes estratégicos”, concluye la consultora.

Seis áreas TIC que el nuevo gobierno deberá cuidar

Una vez realizado el diagnóstico, cabe preguntarse: ¿cuáles son los focos en los que el nuevo presidente del gobierno y sus distintos ministros –en especial el de Industria y la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información- han de fijarse durante los próximos cuatro años?

Para dar respuesta a esta cuestión, José Antonio Lorenzo nos resume en seis áreas clave las principales problemáticas en el ámbito TIC y cómo deben ser afrontadas desde la administración Pública:

  1. Disponer de un plan estratégico para la utilización de la Cloud Pública, como alternativa a los tradicionales sistemas legacy. Este plan deberá contemplar, entre otros puntos, un modelo de contratación adaptado a los sistemas de pago por uso de la cloud pública.
  2. Innovación. Desarrollo de un plan estratégico a largo plazo, que incluya programas específicos para el desarrollo de comunidades de innovación y talento.
  3. Es indispensable la transformación de las aplicaciones y de las infraestructuras y procesos que las soportan, para dar soporte a las necesidades del ciudadano digital: omnicanalidad, agilidad, seguridad, fiabilidad, etc son algunos de los parámetros que deben cumplir las aplicaciones públicas. Por otro lado, es necesario el elaborar un catálogo de aplicaciones que permita la reutilización de servicios por cualquier administración pública, lo cual podrá traer consigo eficiencias económicas y operativas.
  4. Puesto de trabajo. La incorporación generalizada de la generación “millenials” al mercado laboral está haciendo necesario la transformación del puesto de trabajo para dar respuesta a sus demandas. La administración pública no se queda fuera de este fenómeno. En los próximos años veremos cómo casi un 20% de los funcionarios públicos pertenecientes a la generación del baby boom se jubilan y son reemplazados por jóvenes de menos de 30 años con nuevas formas de trabajar. Elementos como la movilidad, la flexibilidad y los entornos colaborativos deberán ser tenidos en cuenta en el diseño del nuevo puesto de trabajo si la administración pública quiere atraer y retener el talento.
  5. Unicidad y Calidad del Dato. La identidad del ciudadano y toda la informacion relacionada con él, debe ser única y trazable con independencia de la administración publica que tenga que hacer uso de ella, de forma que se eviten duplicidades o inconsistencias, que impactan directamente en la prestación del servicio y por consiguiente en la percepción que el ciudadano tiene del mismo.
  6. Estandarización. Otra de las áreas clave en el proceso de transformación TIC es la necesidad de utilizar de forma generalizada tecnologías estándar que faciliten su soporte e integración. La utilización de tecnologías propietarias o desarrolladas a medida debe reducirse al mínimo.

A todos estos asuntos de extraordinaria relevancia, desde Gartner añaden también el necesario impulso del Open Data como forma no sólo de acercar la tan ansiada transparencia a los ciudadanos, sino también de ofrecerles nuevos y mejores servicios y de generar un ecosistema de startups y empresas que saquen provecho económico de ellos. Así, esta firma cree que en 2018, dentro de apenas dos años, más del 30% de todos los proyectos gubernamentales en formato digital tratarán sus datos de forma abierta.

Veremos si el futuro equipo de gobierno toma nota de estas recomendaciones y apuesta de forma decidida por la modernización tecnológica del país…

Imagen de portada: Estebanmoro.org

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.