Jaime Alvear

Managing director

DigitasLBi

21 enero, 2015

Jaime Alvear

“No hay que hacer marketing digital sino marketing en un mundo digital”

Todos los años, los profesionales que nos dedicamos al marketing online, hablamos de tendencias y hacemos pronósticos de lo que creemos que va a pasar en el entorno digital. Creo que ha llegado el momento de cambiar el modelo.

Las mejores empresas no serán las que tengan el mejor departamento online, sino las que integren el digital en todos sus departamentos. Los responsables de productos, agentes de atención al cliente, departamentos de comunicación o los encargados del departamento de logística deben participar y asimilar el online marketing. Los elementos que producen deben ser “sociales”, estar optimizados para búsquedas y generar ‘engagement’ con la marca. Demasiadas compañías siguen creyendo que hay que trabajar el marketing digital en lugar de pensar en hacer marketing en un mundo digital.

Compartir

¿Cual será en tu opinión la tecnología más disruptiva?

Para el nuevo año querría que se produjera la ruptura de la barrera existente, desde el punto de vista del consumidor, entre el mundo digital y el físico. Yo, como consumidor, no hago diferencia entre la marca a nivel digital y la marca a nivel físico, ¿por qué las marcas lo hacen?

Me gustaría que en 2015 pudiéramos ver la integración de los puntos de ventas con el mundo digital. Creo que ya nadie pone en duda la transversalidad dentro del medio digital y que los consumidores navegan entre diferentes pantallas (ordenador, ‘smartphone’, ‘smart TV’, portátiles o tabletas) según el momento y el lugar en el que están. La barrera con el mundo físico por parte de las marcas impide a estas últimas “conocer” en las tiendas a sus compradores virtuales. Si se analiza la situación desde el prisma de la rentabilidad la pregunta también es muy clara ¿por qué no se aprovechan las inversiones realizadas en el entorno web durante los cinco últimos años para dar un mejor servicio en el punto de venta? Consultar el stock, opiniones de otros consumidores, información completa de producto, vídeos o información “social”… son funcionalidades disponibles en la mayoría de las webs y que, sin embargo, no están presentes en los puntos de venta.

Compartir