Tecnología

Windows 95, el sistema que acercó la informática al gran público, cumple 20 años

windows 95

El 24 de agosto de 1995 llegaba Windows 95, el primer sistema operativo que logró colarse en millones de hogares y democratizar la informática. Repasamos las claves de su éxito veinte años después.

1995 fue un año muy intenso a todos los niveles. Fue la primera vez en que una española (Arancha Sánchez Vicario) lograba convertirse en la mejor tenista del mundo y, también en ese mismo curso, desaparecía un icono de nuestro comercio como eran las Galerías Preciados. Mientras, en el resto del mundo, la situación en Yugoslavia estaba más que tensa y todas las miradas de la comunidad internacional se cernían sobre el incierto futuro de la región.

Entre todos estos acontecimientos, hubo uno que cambiaría para siempre la forma de acceder a la informática por parte del gran público. Fue el 24 de agosto de 1995, fecha escogida por Microsoft (de aquella aún dirigida por un prometedor Bill Gates, a la postre el hombre más rico del mundo) para lanzar Windows 95, el primer sistema operativo que fue adoptado masivamente y que permitió a millones de personas acceder a la informática personal en un entorno más sencillo y comprensible.

windows-95

Hasta ese momento, no había ningún sistema operativo que hubiera conseguido consolidarse como una referencia clara ni que hubiera atraído el interés de los más reticentes a dar el salto a la era digital. Apple era la que llevaba ventaja en esta guerra, aunque Microsoft ya había hecho vanos esfuerzos por convertir a MS-DOS en el sistema operativo de referencia (según sus propios datos, MS-DOS concentraba en torno al 80% del mercado en ese momento). Esta plataforma, creada en la década de los 80, no poseía entorno gráfico (esto es, escritorio o posibilidad de manejar los programas de forma visual) sino que todas las órdenes debían ejecutarse por medio de códigos insertados en su consola.

Por ello, Gates y compañía crearon inicialmente Windows, un entorno gráfico basado en el propio MS-DOS que prometía facilitar su manejo. Así llegaría Windows 3.0 en el año 1990, su primera versión de éxito, pero sus infinitas limitaciones y complejidades impidieron su democratización real. Hubo que esperar cinco años más para que llegara Windows 95 y lo cambiara todo.

Windows 95: una revolución técnica en toda regla

Windows 95 llegó, pues, para reemplazar a MS-DOS y al entorno gráfico de Windows 3.x y se presentó como un sistema operativo completo, con un renovado aspecto visual y numerosas ventajas técnicas frente a sus competidores que, finalmente, le acabarían encumbrando como la plataforma más usada en todo el mundo, desde 1995 hasta hoy.

De este modo, a su nuevo ‘look-and-feel’ hemos de sumar la inclusión del botón Inicio (al que los mismísimos Rolling Stones llegaron a dedicar una canción patrocinada), ese amigo que ha acompañado a generaciones facilitando el acceso a los programas más usados y a las principales herramientas del sistema. Este menú fue el icono por excelencia de Windows 95 y una de las señas de identidad más importantes de este sistema operativo durante sus décadas de vida, hasta que fue eliminado en Windows 8.1… y posteriormente recuperado ante la presión social en Windows 10.

Windows_95_at_first_run

Microsoft también atinó con dos grandes avances técnicos sin los cuales hoy sería inviable coexistir con la informática. Por un lado, Windows 95 trajo consigo la tecnología ‘Plug-and-Play’, la cual permitía utilizar distintos componentes de hardware sin necesidad de instalar un programa específico para cada uno de ellos. Por otro lado, este sistema también fue el primero en incluir compatibilidad con una incipiente forma de almacenamiento y conectividad que quizás hoy sea algo más conocida: USB.

Asimismo, ninguno de los sistemas operativos anteriores a Windows 95 incluía una herramienta para navegar por Internet, simplemente porque la Red de Redes aún estaba en pañales. Sin embargo, Windows 95 incorporó posteriormente el navegador Internet Explorer, en su momento una auténtica revolución para los internautas que tuvieron su primer acercamiento a la World Wide Web de la mano de este programa, hoy reemplazado por Edge en el nuevo Windows 10.

En capas más profundas, Windows 95 también incluía importantes mejoras respecto a sus predecesores. Por ejemplo, incluía compatibilidad con FAT 32, el sistema de archivos más popular del mundo hasta que fue sustituido paulatinamente por Microsoft en favor de NFTS, aunque hoy se sigue usando en muchos dispositivos de almacenamiento extraíble (como CD o USB). El sistema operativo de 32 bits ofrece, además, funciones multimedia mejoradas, características más eficaces para equipos informáticos móviles y redes integradas.

Windows 95 cambió la informática personal para siempre

En la actualidad, estamos acostumbrados a que sea Apple la que consiga movilizar a millones de consumidores ante cualquier lanzamiento de uno de sus productos, generando infinitas colas en sus tiendas. Pero en 1995, fue Microsoft la que consiguió ese efecto gracias a Windows 95, el cual vendió nada menos que siete millones de copias en sus primeras cinco semanas a la venta.

Windows_95_Desktop_screenshot

El joven Bill Gates llegó incluso a plantear una estrategia de marketing con el mismo nivel de calidad que las que hoy pueda presentar Google o Apple. Consiguieron hacer calar el mensaje (justificado, además) de que Windows 95 era el primer sistema operativo amigable y fácil de usar. Para reafirmar este ambicioso planteamiento no dudaron en contratar a  los actores Jennifer Anniston y Matthew Perry para que, en sus papeles de la serie Friends (la más vista en la televisión mundial por aquel entonces), explicaran el sencillo funcionamiento de Windows 95.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.