Cuando un presidente de gobierno estrena mandato, se le conceden cien días de gracia antes de criticar (o alabar) sus medidas.

Suponemos que es justo que hagamos lo mismo con los sistemas operativos, pues necesitan tiempo para corregir fallos espontáneos cuando se prueban en millones de ordenadores diferentes, y para añadir las nuevas funciones que no han llegado a tiempo para el lanzamiento.

Windows 10 se estrenó el 29 de julio de 2015, así que acaba de cumplir medio año de vida. Esos cien días de gracia casi se han duplicado. Es un buen momento para realizar unanálisis de Windows 10 tras seis meses de uso y contar nuestra opinión.

Instalación y distribución

Ya desde unos meses antes de su lanzamiento, sabíamos que Windows 10 iba a ser una revolución. ¡El primer Windows gratis! O al menos, gratis para los usuarios de Windows 7 y Windows 8. En una jugada maestra, Microsoft consiguió un golpe de efecto y al mismo tiempo captó la atención de los usuarios desencantados con Windows 8.

Visto en perspectiva, la estrategia puede calificarse de éxito… relativo. Windows 10 ha sido el SO de Microsoft que más rápidamente se ha extendido (ya lleva 250 millones de instalaciones), pero la mayoria de los usuarios de Windows 7 y 8, Windows Vista y XP, no tienen prisa por dar el salto… En las últimas estadísticas Windows 10 ya es el segundo sistema operativo más usado, con el 13% de las instalaciones, pero Windows 7 aún está presente en el 46% de los PCs.

Y Microsoft tiene mucha, mucha prisa por extender Windows 10. Su objetivo es que esté instalado en mil millones de dispositivos en el plazo de uno o dos años, incluyendo PCs, tablets Surface, smartphones, consolas, e Internet de las Cosas.

Llama la atención que el 58% de los usuarios de PCs que aún usan Windows 7 y 8 no hayan actualizado, siendo gratis y habiendo tenido un plazo de medio año. Y no será porque Microsoft no los esté “animando” a actualizar, con notificaciones continuas en la barra de tareas recordando que tienen una actualización pendiente, la descarga de Windows 10 en el disco duro sin avisar para que puedas instalarlo al instante, recordatorios cada vez que usas Windows Update…

¿Por qué más de la mitad de los usuarios de PC no tienen prisa por instalar Windows 10?No sabemos si las estadísticas incluyen o no instalaciones piratas. Lógicamente sólo puedes actualizar gratis si tienes una copia legal. Hay también usuarios perezosos o novatos que están satisfechos con Windows 7 y tienen miedo de que la actualización a Windows 10 les estropee alguna cosa. Sin olvidar las empresas que deben afrontar una actualización masiva de sus equipos y prefieren planificarlo bien antes.

Pero Microsoft se enfrenta a otro problema: muchos usuarios de Windows 7 no se han pasado a Windows 10 por una simple cuestión de privacidad. Hay una opinión de que Windows 10 es más intrusivo que los anteriores, lo cual es verdad. Pero, ¿hasta el punto de negarse a actualizar?

Windows 10 y el Big Data

Ya desde el mismo momento de la instalación, Windows 10 se posiciona para recopilar datos de tu uso de Internet y ubicación. La mayoría de forma anónima, cierto, (no se asocian a un nombre o IP) pero otros, por su propia naturaleza, sí revelan datos de quien los genera.

Por ejemplo, el sensor Wi-Fi se activa por defecto, así que tu conexión (incluyendo nombre y ubicación) queda lista para compartir con tus conocidos. Si usas Windows Hello, el servicio de contraseñas visuales, tu webcam se activará incluso aunque la tengas desactivada.

Si instalas Windows 10 con la configuración por defecto, Cortana registrará tu ubicación, contactos, mensajes, las webs que visitas, los lugares a dónde vas. Escuchará por el micrófono y aunque sólo quieras buscar un archivo en tu disco duro, lo hará a tráves de Internet, con Bing. Incluso aunque desactives Cortana y Bing, se seguirá enviando información personal a través de Internet.

Windows 10 no hace nada ilegal. La mayoría de los datos se recogen de forma anónima, no los vende a terceros, y todo está perfectamente especificado en el contrato de uso. Otros sistemas operativos y servicios gratuitos hacen lo mismo, o incluso van más allá. Por ejemplo iOS o Android te obligan a usar una cuenta de Apple o Google, pero Microsoft no, puedes usar otras, o ninguna.

Además la mayor parte de la recogida de datos se puede desactivar desde la configuración.

Hay que aclarar que esta actividad sólo ocurre en la versión doméstica (Home). La última actualización de Windows 10 versión Empresarial incorpora una opción que “desactiva toda la telemetría”. En otras palabras, no extrae ningún dato de los ordenadores empresariales.

¿Para qué quiere Microsoft toda esta información? Los datos de uso de un usuario tienen un valor relativo, pero si los juntas con los datos de cientos de millones de usuarios, la magia del Big Data cobra vida. Con esta información se generan estadísticas de hábitos, consumo, software favorito, horarios, relaciones y comportamiento que tienen un enorme valor a la hora de desarrollar nuevo software o planificar servicios online, comercio electrónico, etc. Literalmente, vale miles de millones de dólares. Así es como Microsoft, y todas las empresas que ofrecen servicios online gratis, hacen rentables esos servicios gratuitos.

Si te preocupa la privacidad de Windows 10, echa un vistazo a este vídeo:

Tu ordenador trabaja para Microsoft

Otra de las consecuencias de que Windows 10 sea gratuito, es que por defecto el SO toma una mínima parte de los recursos para su propio beneficio. Ahora las actualizaciones no sólo se descargan desde los servidores de Microsoft, sino también de los ordenadores de los propios usuarios, a través de P2P. Si han descargado una actualización Windows 10 la comparte con otros usuarios a través de tu conexión a Internet. El ancho de banda es mínimo y teóricamente sólo ocurre cuando no usas Internet, pero efectivamente, estás destinando tus recursos a Windows.

Del mismo modo, el antivirus sube ficheros sospechosos a la nube para analizar y localizar patrones de comportamiento de virus aún por descubrir.

Ambas opciones se pueden desactivar en la configuración.

Menos explicaciones, menos funciones gratis

Puesto que Windows ya no es un servicio de pago, el usuario ha perdido privilegios. Si no pagas, no tienes derecho a exigir ciertas cosas… Así, por ejemplo, ahora las actualizaciones son obligatorias, y en la version Home no las puedes cancelar o posponer. Al contrario de lo que hacia antes, Microsoft ya no explica el contenido ni los arreglos o mejoras de algunas de estas actualizaciones.

El contrato de uso especifica que Windows 10 tiene la capacidad de desinstalar programas pirateados, si representan un peligro para la seguridad del sistema. Algunas redes P2P están bloqueando a usuarios de Windows 10, porque temen que esté trabajando con MarkMonitor para rastrear a los usuarios que descargan contenido ilegal.

Algunos programas que en anteriores versiones de Windows eran gratis, ahora se han vuelto de pago. Es el caso del reproductor de DVD, o del Solitario de Windows, que funciona mediante una suscripción mensual:

En resumen, la conversión de Windows de un sistema operativo de pago a un servicio gratuito ha traído consigo tres consecuencias no deseadas por los usuarios: mayor intrusión en nuestra privacidad, aprovechamiento de los recursos del usuario en beneficio propio, y menos derechos a la hora de decidir el uso de Windows.

Para ser justos, es lo mismo que ocurre en Android e iOS. Y también en servicios de Internet como Gmail, Facebook y equivalentes. Microsoft no hace nada nuevo en términos de rentabilizar un servicio gratuito, pero eso no es una excusa demasiado buena. Hay que reprocharle que las opciones de rastreo se activan por defecto, y algunas de ellas son complicadas de desactivar, como es el caso del buscador por defecto en Edge o el navegador predeterminado, tal como los creadores de Firefox han denunciado.

El uso del sistema

Si nos centramos en el rendimiento de Windows 10 durante estos seis meses, en la mayoría de los aspectos obtiene una buena calificación.

La instalación de Windows 10 es muy sencilla. Todo es automático y, si lo deseas, te conserva la instalación de los programas y las configuraciones. Todo estará igual que como lo habías dejado, con algunas excepciones como la desactivación de programas incompatibles. También puedes realizar una instalación limpia usando una imagen de Windows 10 descargada en un disco DVD o una memoria USB.

El rendimiento es excelente. Los test de velocidad indican que ofrece el mismo rendimiento de Windows 7 y, en algunos casos, lo supera. Por ejemplo, arranca un 30% más rápido. Tiene problemas con algunos juegos que exigen usar el modo de compatibilidad con Windows 7, pero son casos aislados.

En donde Windows 10 destaca es en su rendimiento en equipos antiguos o poco potentes.Se nota que ha sido diseñado como un sistema unificado multiplataforma que funcionará en ordenadores, smartphones, consolas, e incluso objetos del Internet de las cosas. Si lo deseas, ya puedes instalar Windows 10 en una placa Arduino.

En equipos con un procesador limitado y 2 GB de RAM, Windows 10 funciona mejor que Windows 7 o Windows 8.

Cuando Microsoft anunció Windows 10, prometió devolver a la vida al añorado botón de Inicio, y todas sus funciones asociadas. Ha cumplido… a medias. El botón de Inicio ha vuelto, cierto, pero aunque recupera la mayoría de las opciones de Windows 7, como la lista completa de programas, las aplicaciones más usadas, el acceso directo a la Configuración y el botón de apagar y reiniciar, no puedes anclar programas o crear tus listas de favoritos. Y sigue siendo un híbrido de Windows 7 y Windows 8:

En su favor, hay que decir que todos los iconos dinámicos asociados a Windows 8 se pueden desactivar. De hecho aqui Microsoft si que ha cumplido con su promesa. La interfaz Metro ha desaparecido y todas las apps de Windows 8 o las nuevas apps universales se agrupan dentro del Menú de Inicio, y puedes prescindir de ellas si lo deseas. Aquellas que uses se integran en la interfaz clásica así que puedes visionarlas en una ventana, y redimensionarlas.

windows 10

Continuum, la nueva tecnología que permite usar el ratón o la pantalla táctil, según tus necesidades, funciona muy bien, porque ha conseguido eliminar las molestas barras laterales (charms) y las zonas calientes de las esquinas, que tanto irritaban a los usuarios de Windows 8.

Los nuevos escritorios múltiples son útiles si no te importa mantener el uso de apps por separado. No puedes cambiar de una app a otra que esté en distinto escritorio virtual, por ejemplo.

Los nuevos programas

Windows 10 también ha estrenado algunas novedades, unas más afortunadas que otras.

El asistente de voz Cortana es una de las estrellas, pero no ha obtenido la repercusión esperada. Quizá porque un asistente es útil en un móvil, cuando vas por la calle o no puedes teclear bien en una pantalla tan pequeña, pero pierde utilidad en un ordenador de sobremesa o en un portátil que usas cómodamente en casa frente a un teclado. Y no todo el mundo necesita que le recuerden que mañana tiene que ir al dentista, que tiene una cita o que mañana va a llover. Además las versiones internacionales no tienen las mismas funciones que la versión en inglés.

Cortana puede ser útil en ciertos escenarios, pero el coste en privacidad es elevado. Para ser eficiente necesita rastrear tu actividad, mantener el micro abierto e incluso analizar tus emails. Y aunque trabaja en modo local, algunos datos si se recopilan.

Edge, el sustituto de Internet Explorer, brilla por su cómoda y sencilla interfaz y la rápida renderización de las páginas pero aún tiene muchas carencias, como por ejemplo las prometidas extensiones.

Otra novedad es la grabación de vídeo mientras juegas, para subir tus gameplays a Twitch, YouTube y equivalentes. Funciona bien, almacenando los vídeos a una buena calidad en MP4, pero tiene varias limitaciones. Aunque funciona con otros programas que no son juegos, si sales al escritorio o cambias de aplicación, deja de grabar. Así que no puedes crear tutoriales en donde alternas varios programas, o usas el escritorio.

Otras apps como Groove, la nueva interfaz musical, y Fotos, se integran bien con OneDrive y las redes sociales, pero no aportan novedades significativas.

Promesas incumplidas

Windows 10 cumple con creces en muchos aspectos, pero también ha decepcionado con algunas de las cosas que prometió. O al menos, se están retrasando más de lo esperado.

Es el caso de la versión móvil de Windows 10, que aunque ya está disponible en los últimos modelos a la venta, aún no dispone de actualización para los smartphones con Windows Phone 8. Está prevista para principios de este año.

La integración de los smartphones en Windows 10 es vital en la estrategia de servicio unificado de Microsoft. Windows 10 es un valor añadido para arrancar cuota de mercado a Android,al poder integrar por completo el móvil en el ordenador.

Otra función en la que Windows 10 decepciona es el soporte de juegos.

El nuevo SO va a estrenar en exclusiva DirectX 12, la API multimedia que acelerará el rendimiento de los juegos en el mismo hardware un 30%, y ofrecerá nuevos efectos gráficos:

Ha pasado medio año pero DirectX 12 aún no ha llegado. Y su compatibilidad sigue siendo un misterio. Para aprovechar sus ventajas es necesario que los juegos y aplicaciones estén programados para usar DirectX12, y además que la tarjeta gráfica acelere por hardware el nuevo estándar. En teoría todas las placas gráficas de última generación (gama 900 con chips de NVIDIA y Radeon R9 de AMD) son compatibles con DirectX 12 por hardware, aunque hay polémica porque una funcionalidad del nuevo API, DX12 Async Feature, parece que sólo funcionará por software en las placas NVIDIA.

Queda por ver, por tanto, el rendimiento real que ofrecerá en el hardware ya existente. Ashes of the Singularity será el primer juego con soporte DirectX 12.

La Tienda Windows ha mejorado mucho con respecto a la de Windows 8. Se actualiza más a menudo y hay aplicaciones y juegos más modernos y populares, pero la mayoría siguen siendo apps enfocadas a las tablets y los smartphones. Parece que Microsoft está corrigiendo ésto y poco a poco comienzan a aparecer  juegos y programas que aprovechan toda la potencia de los PCs, como Rise of the Tomb Raider.

windows 10 tienda

Pero aún está muy lejos de otras tiendas digitales como Steam, Origin, GoG, Humble Store y otras muchas.

Microsoft tiene la oportunidad de recuperar ingresos a través de una Tienda Windows que incorpore todas las novedades de aplicaciones y juegos del mercado de PC, y no sólo apps universales para dispositivos móviles. Pero parece que no quiere o no puede aprovecharla.

Prometió además un soporte pleno de los juegos en Windows 10, aspecto completamente olvidado en Windows 8. La nueva aplicación Xbox es poco intuitiva y sólo integra los juegos de tus cuentas de Xbox/Microsoft, y algunas compañías como EA. El resto los tienes que añadir a tu librería de forma manual.

Si tienes un consola Xbox One puedes acceder a ella desde tu PC, chatear con tus amigos, y acceder a algunos de sus canales. También puedes retransmitir juegos de Xbox One a la pantalla de tu ordenador. Sin embargo aún no es posible jugar a ningún juego en modo multijugador compartido entre usuarios de PC y consola, y tampoco se ha lanzado ninguno de los juegos exclusivos para PC y Xbox One prometidos, como Fable Legends o Gears of War Ultimate Edition. Si se han estrenado otros como Minecraft Windows 10 Edition.

Por último, los usuarios de Windows 10 esperan con ansiedad el soporte de plugins y apps en el navegador Edge, para poder realizar tareas adicionales, como bloquear la publicidad intrusiva o descargar vídeos, presente en otros navegadores.

Un Windows a medio gas

Windows 10 ha cumplido su objetivo en algunos aspectos. La instalación es sencilla y conserva la configuración, ha dicho adiós a la mayor parte de las atrocidades de Windows 8, y ya vuelve a parecer un SO de PC, si lo usas en un ordenador. No se han producido bugs importantes, es bastante estable y el rendimiento es bueno. Técnicamente no hay razones de peso para no dar el salto de Windows 7 o Windows 8 a Windows 10. Podrás hacer lo mismo, igual o mejor.

Pero aún tiene ausencias importantes, y mucho por mejorar. El navegador oficial aún no soporta extensiones, la integraciones de OneDrive y otros servicios en la nube es mejorable, y la integración de los juegos sigue siendo muy básica, pese a las promesas. Compartir contenido online sólo es posible vía email y OneDrive, o con ciertas apps compatibles que Microsoft no especifica, así que debes descubrirlo por tu cuenta.

Los usuarios no saben los que hacen la mayoría de los updates, y tienen poco control sobre ellos.

Son aspectos superables que seguramente mejorarán o se arreglarán con el tiempo.

¿Y qué ocurrirá con las apps universales cuando Windows 10 esté plenamente consolidado en ordenadores, tablets, smartphones y consolas? ¿Serán abundantes, tendrás utilidad para los usuarios de ordenadores?

El gran problema de Windows 10 tiene que ver con la percepción de la privacidad. E intuimos que está relacionado con ese 58% de usuarios de PC que aún tienen Windows 7 o Windows 8.1.

Windows 10 se están ganando la fama de ser intrusivo con la información personal de los usuarios, y aunque no lo es más que otros servicios, como Android, iOS o Gmail, es algo a lo que los usuarios de PC no estamos acostumbrados, o no nos gusta.

Quedan 6 meses para que se acabe el plazo de actualización gratuita a Windows 10. En julioWindows 10 volverá a ser de pago. Si no se ha convertido en el SO mayoritario… ¿qué hará Microsoft? ¿Cumplir su palabra y volver a cobrar por la actualización, desanimando aún más a los que aún no han actualizado? ¿Extender el plazo?

Seis meses después de su estreno, Windows 10 es un SO fiable y robusto, que ofrecer un buen rendimiento. Pero eso no parece ser suficiente para quienes aún no se han actualizado. Sólo devolviendo parte del poder perdido a los usuarios y siendo más transparente con su política de privacidad y su “recopilación de telemetría”, como ellos lo llaman, Microsoft podrá convencer a los excépticos que se preocupan por estos temas. Funciones exclusivas como DirectX 12 o el soporte de la realidad virtual, y apps universales atractivas, pueden hacer el resto.

Veremos si en el mes de julio, estos retos se han superado…

Artículo original | ComputerHoy.com | Imagen Principal | DobaKung Flickr

Otros artículos sobre Windows 10 que quizá te interesen:

Sobre el autor de este artículo

Juan Antonio Pascual

Periodista, informático o escritor vocacional según lo requiera la ocasión, he colaborado en más revistas de informática y videojuegos de las que puedo recordar.
Centrado ahora en contenidos web, me encontrarás en Personal Computer & Internet, computerhoy.com y ticbeat.com.

  • 1984

    ¿Es “legal” el ataque a la privacidad de las personas sólo porque “no muestra esa información a terceros”???

    Pues entonces cualquiera puede entrar en nuestra casa, dormir en nuestra cama, registrar nuestras cosas, y largarse tan tranquilo porque “no muestra esa información a terceros”

    Vamos a un mundo más fascista, poco a poco.

  • Brian Garabaya

    es totalmente fiable instarlo?

    • Brian Garabaya

      es urgente

  • Pepe Cerial

    yo tenia una pc con Windows 8, actualice a 8.1, y luego a 10, en todos los casos fue mejorando en “usabilidad” por decirlo de alguna manera, pero en cuanto a rendimiento se mantuvo mas o menos igual o talves un poquito peor. Sin embargo, hace un mes instale Windows 7… y no me arrepiento, anda mas rapido, tengo lo que necesito sin que me agreguen de prepo un monton de programas y gadgets inutiles que solo consumen recursos, controlo yo que actualizaciones quiero o no instalar… y no me tengo que preocupar porque me espien. En mi opinion, yo me quedo con Windows 7, tal ves si tuviera una PC mas potente si instale nuevamente Windows 10, mientras tanto no

  • Joel Z.

    Pues hoy por ociosidad estoy instalando Windows Vista en una maquina Virtual en Ubuntu 16.04, en la otra particion esta W10 pero ultimamente me cansa y prefiero algo fiable y sencillo para trabajar asi que en lo personal creo que W10 fue mucha bomba y ya se esta desinflando casi apostaria que en un par de años ya deberia salir algun reemplazo para ese sistema que no tuvo el boom que se esperaba de el.