Tecnología

Windows 10, ¿el final de la saga de Microsoft?

win10_windows_startscreen2_th

Microsoft podría contemplar que Windows 10 sea la última versión de la historia de este sistema operativo, al que iría incorporando novedades de forma periódica.

Son sólo rumores pero parece que Microsoft no sólo busca que Windows 10 sea el primer sistema 100% multidispositivo o que se convierta en el más utilizado en su lanzamiento (esperan 1.000 millones de usuarios) sino que los de Redmond también podrían contemplar que este sea el último Windows de la historia.

Sí, han leído bien. Microsoft podría poner fin a las grandes versiones que lanza de forma periódica (Windows 95, 98, Me, XP, Vista, 7, 8, 10…) para apostar por un nuevo modelo en el que, sobre la próxima edición de Windows, ir introduciendo pequeñas mejoras cada cierto tiempo pero sin modificar la nomenclatura del sistema. Ello implicará, necesariamente, que las fuentes de ingresos de Microsoft  cambiarán, pasando de un modelo que factura por versiones del sistema vendidas a otro en el que los beneficios se encuentran en la tienda de aplicaciones o en servicios añadidos sobre la propia plataforma.

Ha sido la frase del desarrollador de Microsoft, Jerry Nixon, la que ha encendido todos los rumores: “En estos momentos estamos lanzando Windows 10, y ya que Windows 10 será la última versión de Windows, todos estamos trabajando en ello”.

A Microsoft solo lo salvará una “next big thing”

En ese sentido, parece que no habrá que esperar un par de años para recibir las nuevas funcionalidades de Windows en un paquete revolucionario sino que iremos viendo poco a poco todo lo que Windows tiene que ofrecernos. De hecho, Microsoft sí ha confirmado que modificará la forma en que lanza actualizaciones del sistema operativo con el fin de convertirlas en algo más inmediato. Por ello, en Redmond acabarán con su tradición de enviar las actualizaciones no críticas los segundos martes de cada mes, pudiendo lanzarlas en cualquier momento.

Modelo inspirado en Apple

La idea de Microsoft de acabar con las grandes actualizaciones de pago de Windows no es precisamente nueva. Su otro gran rival en sistemas operativos de escritorio, Apple, lleva utilizando este modelo desde el año 2001, cuando lanzó su Mac OS X. Desde entonces, la marca de la manzana lleva introduciendo mejoras de forma continua pero sin renombrar ni hacer un gran lanzamiento sobre este software.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.