Wearables

Así es como Meliá quiere reinventar el turismo en Magaluf mediante wearables

Hablamos con Sara Ranghi, Corporate Brand Leader & Multi Brand Projects en Meliá, sobre el proyecto con wearables para cargar los gastos de restaurantes, spas y tiendas de los resorts de Magaluf a la habitación de sus clientes.

Magaluf es una pequeña localidad de 4.000 habitantes, perteneciente al municipio de Calviá, en las Islas Baleares. Un tradicional destino turístico de ‘sol y playa’ que, en los últimos tiempos, ha saltado más veces a la primera plana por los escándalos de adolescentes borrachos, disturbios y espectáculos sexuales que por la calidad de sus playas o los grandes restaurantes de la zona.

Una situación que no está gustando en absoluto a las principales cadenas hoteleras con resorts en la región, ya que están perdiendo a los clientes de mayor valor añadido en favor de jóvenes ingleses y alemanes que se gastan todo su dinero en alcohol. Tanto es así que algunas empresas han decidido tomar cartas en el asunto y utilizar Magaluf (o ‘Calviá Beach’, como están tratando de rebautizar el espacio) como campo de prueba para sus iniciativas más innovadoras.

Esta pulsera nos avisa de la radiación solar a la que estamos expuestos

Es el caso de Meliá, el mayor grupo hotelero de las islas, que ha desplegado en sus nueve hoteles de Magaluf un proyecto piloto con wearables para mejorar la experiencia de sus clientes dentro de los resorts. Como explica Sara Ranghi, Corporate Brand Leader & Multi Brand Projects en Meliá, “el objetivo de estos brazaletes es poder cargar cualquier coste del hotel, los spas o restaurantes de cualquiera de las instalaciones a la cuenta de la habitación, sin necesidad de llevar encima ni dinero en efectivo, ni tarjetas ni el móvil”. Y, por supuesto, también funciona como llave de la habitación, en lugar de la típica tarjeta, fácil de olvidar.

Por el momento, “se trata de una prueba piloto con la que puedes dormir en cualquiera de nuestros hoteles pero tener la misma experiencia en cualquiera de los demás establecimientos de Meliá en la ciudad, así como en varias tiendas de un centro comercial cercano con las que hemos llegado a un acuerdo”, detalla la directiva.

Quizás piensen que esto ya está inventado: existen numerosas pulseras con tarjetas precargadas con las que poder pagar sin contacto en cualquier lugar. Pero, en este caso, no se trata de un medio de pago al uso, sino de aprovechar la modalidad de ‘cargar a la habitación’ para mayor comodidad de los visitantes. “Eso exige conectar e integrar los sistemas de pago y ventas de cada negocio con el BMS, las bases de datos y los sistemas cloud del hotel”, añade Ranghi,

La pulsera, de diseño moderno y muy ligera de llevar, cuenta con un sencillo NFC con el que realizar las transacciones; si bien su apariencia estética podría cambiar próximamente debido a los requisitos de Meliá de eliminar el plástico de su cadena de valor. En cualquier caso, el complejo desarrollo técnico y la integración de sistemas de backoffice se hizo realmente rápido. “En este caso, tardamos alrededor de 11 semanas y media entre la labor de cocreación del proyecto, el establecimiento del marco de trabajo y la presentación del prototipo”, explica Neil Sholay, VP de Oracle Digital en EMEA, partner tecnológico de este trabajo.

Con 15 empleados trabajando en el desarrollo, las pulseras comenzaron a desplegarse en pruebas justo para el comienzo de la temporada de verano en Magaluf, alrededor de abril-mayo. En estos momentos, la labor pasa por perfilar algunos errores, entender los hábitos de uso de los consumidores (incluyendo las características de la app móvil que acompaña la pulsera y que permite controlar el gasto o deshabilitar las pulseras) y pulir la experiencia final.

¿Qué gana Meliá con esta iniciativa? “Hemos notado un incremento en las ventas de bebidas y comidas dentro de los resorts”, admite la ejecutiva de la cadena, quien anticipa a TICbeat los siguientes pasos: “No tenemos un plan concreto hasta probar definitivamente este modelo en Magaluf, pero nuestra intención es extender el proyecto a la República Dominicana y a otros lugares donde tenemos el mismo esquema de resorts”.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.