Tecnología

Vodafone y Orange incrementan la competencia en fibra óptica en España

Escrito por Esther Macías

Ambas operadoras se han unido para desplegar redes de fibra óptica en España y así poder competir con Telefónica, la única operadora que ya ofrece estos servicios de Internet ultrarrápida.

Orange anunciaba en junio del pasado año el comienzo del despliegue de redes de fibra óptica en España, para lo que se comprometía a invertir 300 millones de euros en cuatro años. Junto a su anuncio hacía un llamamiento a aquellos operadores que quisieran unirse a la iniciativa y así compartir inversiones y acelerar el proceso. Parece que el llamamiento de Orange ha calado y hoy Jean Marc Vignolles, CEO de Orange, junto a Antonio Coimbra, CEO de Vodafone, han anunciado un acuerdo conjunto para que ambas operadoras desplieguen la tecnología de fibra óptica en España. Un acuerdo abierto, por otra parte, a la entrada de terceros.

Para ello, ambas operadoras invertirán mil millones de euros (quinientos cada una) en los próximos cuatro años. Para entonces unos seis millones de inmuebles (hogares y oficinas, pues el plan abarca llevar la fibra óptica a los usuarios finales y a las empresas) de 50 ciudades españolas (los directivos no han querido revelar cuáles) podrán disfrutar de la conexión a esta tecnología a través de sus respectivas ofertas comerciales.

El objetivo de ambas firmas es poder lanzar las primeras ofertas comerciales en el primer trimestre de 2014 “en el peor de los casos”, afirmaba Coimbra. La idea es llegar a 800.000 unidades inmobiliarias en el primer año y a tres millones de inmuebles en 2015.

“Se trata de un acuerdo muy importante para los clientes de telecomunicaciones, para toda la industria y para España, porque las telecomunicaciones son infraestructuras fundamentales para el desarrollo de la economía y la sociedad”, apuntaba Coimbra. Éste precisaba que el acuerdo responde a una demanda del mercado, dado que cada vez se exigen más servicios (videoconferencias, vídeo en alta definición, servicios de eHealth, ecommerce, educación online, etc.) que requieren mucho ancho de banda y mayor velocidad de las redes. “En la actualidad es necesario desplegar redes de nueva generación –afirmó en la presentación del acuerdo–. En tecnología móvil, donde hay un ecosistema muy competitivo, ya estamos preparados para el despliegue de la tecnología 4G LTE, el único problema es regulatorio, pues no están disponibles las frecuencias precisas para comenzar a dar el servicio. Por su parte, en las redes fijas la situación es muy diferente”.

En este sentido, Coimbra indicó que “hace tiempo que Vodafone apuesta por un modelo de despliegue basado en la coinversión entre todos los operadores, aunque no ha sido un modelo elegido hasta ahora”.

Amenaza a Telefónica

En esta línea, el CEO de Vodafone explicó que la situación en el despliegue de fibra óptica en España es preocupante “y puede llevar a un escenario de casi monopolio de este mercado”. De momento solo Telefónica ha iniciado el despliegue. Por su parte, las empresas de cable también cuentan con su red coaxial. “El problema con la fibra es que no hay un entorno regulatorio como sí lo hay en ADSL (basada en tecnología de red de cobre tradicional) para que se den las condiciones que permitan una competencia entre todos los operadores”.

Ante esta situación, Vodafone y Orange han decidido comenzar a invertir. “En un mundo cada vez más convergente hay que buscar soluciones y no esperar a decisiones regulatorias aunque sean absolutamente necesarias para garantizar un despliegue conjunto como el que hacemos hoy”, señaló Coimbra. Y es que, añadió: “La fibra óptica es una contribución fundamental para el desarrollo de la sociedad y del país como lo fue el móvil en los años 90 o Internet en los 2000 y como será la tecnología 4G LTE en el mercado de la movilidad”.

Los directivos de ambas compañías se lamentan de no haber logrado alcanzar ningún acuerdo con la primera operadora del país, Telefónica, que, indican, empezó a hacer su propio despliegue de fibra sin dar apenas información al resto y ya cuenta con una oferta comercial al respecto: “Telefónica ha desplegado fibra en 2,2 millones de hogares con total falta de transparencia y sin que los operadores alternativos hayamos podido participar en la inversión”, aseveraba Vignolles.

El directivo de Orange añadía que “en estos tiempos de crisis no se puede frenar a quien está dispuesto a competir”. Y eso es lo que parece que hace Telefónica “al ralentizar la negociación sobre la compartición de verticales en los edificios”, lo que “encarece y dificulta el acceso a la infraestructura”.

Vignolles asegura: “La falta de un acuerdo con Telefónica no es porque no lo hayamos intentado. Llevamos muchos meses de negociaciones y no hemos sido capaces de alcanzar un acuerdo para compartir los verticales [la infraestructura de los edificios], algo que puede ser interpretado como un intento de dificultar la participación de otros operadores”. Es más, según el directivo, “si no logramos firmar un acuerdo con Telefónica acudiremos a la CMT para que de modo cautelar nos dé acceso a los verticales mientras negociamos con la operadora las condiciones del acuerdo”.

Peticiones a la CMT

Tanto el CEO de Vodafone como el de Orange demandan un nuevo entorno regulatorio para facilitar la compartición de los cableados verticales con otros operadores presentes en la misma zona.

En concreto demandan la plena compartición de verticales en el interior de los edificios “a un precio adecuado a su coste real”; más facilidad de acceso a los ductos de Telefónica (para el cableado horizontal); la eliminación del límite de 30 Mb en la oferta NEBA en condiciones económicas que permitan competir en el mercado retail de fibra y m más facilidad para conseguir los permisos para realizar los despliegues previstos.

“Pedimos a las autoridades que lo valoren nos ayuden a mejorar la competitividad cuanto antes”, puntualizó Vignolles. “El éxito del proyecto pasa por la compartición de verticales, la mejora del marco regulatorio y poner unos precios orientados a costes”, añadió Coimbra.

Piloto de Orange

De momento, Orange, desde que anunció su inversión en fibra hace nueve meses, “ya ha hecho los deberes” y está a punto de lanzar un piloto para 40.000 hogares en las próximas semanas que complementa los despliegues realizados en algunas zonas de Madrid, que abarca a 10.000 hogares.

 

 

Sobre el autor de este artículo

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.