Tecnología

Visionarios de la tecnología moderna: Bill Gates

El cofundador de Microsoft no le veía futuro a Internet

Analizamos la vida y obra de Bill Gates: desde su nacimiento en una familia acomodada de Seattle a su ascenso como rey de los sistemas operativo y su actual vertiente solidaria.

Es el hombre más rico del planeta, con una fortuna que supera ampliamente los 72.000 millones de dólares, y está considerado como el padre de la informática personal. Su nombre es tan conocido como el de cualquier futbolista o artista, y su rostro ya ha pasado a la historia de la innovación mundial. Hablamos de William Henry Gates III, o como se le suele llamar, Bill Gates, fundador y exCEO de Microsoft.

El caso de Bill Gates no es el del típico genio nacido en una familia humilde, sino que vivió una infancia acomodada en el seno de una familia de Seattle con muchos ingresos y una situación social envidiable, con un padre abogado y una madre profesora de la Universidad de Washington y directiva de un banco. No en vano, Bill Gates no tuvo problemas para estudiar en los mejores colegios de élite en Lakeside, donde ya en los años 60 tenían ordenadores en las aulas. Con esos primeros equipos comenzó el joven Gates a interesarse por el mundo digital junto a otro compañero de andanzas escolares, Paul Allen, que a la postre sería el cofundador de la mayor compañía de software del mundo.

Fue un cuatro de abril de 1975 cuando ambos, estudiantes en Harvard, decidieron poner en marcha Microsoft; si bien el éxito de esta compañía no llegó hasta algunos años después. Como ya explicamos en TICbeat, en sus orígenes la actual multinacional de los sistemas operativos y las suites ofimáticas no estaba tan centrada en desarrollar este tipo de software sino que nació con la intención de crear una variante del lenguaje de programación BASIC que vender a terceras empresas. Para ello, Gates y Allen compraron la licencia de este lenguaje a MITS, la empresa propietaria del Altair, el equipo que empleaba este tipo de códigos.

Microsoft1

No sería hasta 1980 cuando Microsoft lanzó su primer sistema operativo, también fruto de una compra de licencia (en este caso, adquirida a AT&T), denominado Xenix. De aquella, Microsoft ni creaba desde cero los sistemas (este SO era una variante de Unix) ni la adaptaba a las distintas plataformas (lo subcontrataban a compañías como Santa Cruz Operation).

Ese mismo año, Microsoft desarrolló junto a IBM otro sistema operativo para los IBM PC, que llegaron al mercado en 1981. De nuevo, en este caso Microsoft tampoco creó el sistema, sino que recurrió de nuevo a las compras para construir su SO. Por apenas 50.000 dólares, Gates y Allen se hicieron con QDOS (Quick and Dirty Operating System), posteriormente renombrado como MS-DOS. Este fue el primer gran sistema operativo difundido a gran escala y empleado por hasta 200 fabricantes de ordenadores. Sobre este SO se construyó posteriormente la primera versión de Windows, que simplemente incluía una interfaz visual sobre MS-DOS.

Windows acabó por convertirse, gracias a su sencillo entorno visual y su manejo por carpetas y ventanas, en el sistema operativo líder de la informática personal, ostentando aún hoy la hegemonía absoluta de este segmento de actividad. Gates también impulsó el desarrollo de otras líneas de negocio, como las suites ofimáticas (Office) o el software empresarial, el hardware o los videojuegos; creando todo un imperio de la informática que le sirvió para convertirse en el mayor rico del planeta.

Bill gates y Paul Allen

Finalmente, el 27 de junio de 2008 abandonó sus labores al frente de Microsoft cediendo el control de la empresa a Steve Ballmer, quien posteriormente daría paso al actual CEO del grupo, Satya Nadella.

Su mujer, Melinda

Gates está considerado como una persona moderada y de carácter predominantemente familiar. Una imagen a la que ha contribuido fundamentalmente su matrimonio modélico con Melinda Gates, con la que contrajo matrimonio en 1994 y con la que ha tenido tres hijos.

A Bill Gates no se le conocen, a diferencia de otros grandes gurús tecnológicos, gustos extravagantes ni aficiones cuestionables, siendo su existencia lo más tranquila que uno se puede imaginar. Vive en una casa amplia pero sin lujos estratosféricos, con vistas a un lago. Es vegano y la mayor parte de su tiempo (y de su fortuna) la dedica a la fundación solidaria que mantiene con su esposa, la cual le ha alentado en esta misión titánica por ayudar al prójimo. No en vano, Gates está reconocido como uno de los multimillonarios que más dinero han donado a obras benéficas y a tratar de paliar los males del tercer mundo, abriendo la veda para que muchos otros (como Mark Zuckerberg) siguieran estos pasos generosos y abrieran su cartera en favor de los más necesitados.

Su vertiente filantrópica

Como decíamos, Bill Gates está dedicado en cuerpo y alma a la Fundación Bill y Melinda Gates, una entidad sin ánimo de lucro que está enfocada en salvar los principales problemas de salud y de educación en los países subdesarrollados, en especial en África. Entre otros proyectos, esta organización ha promovido el uso de preservativos alternativos para evitar las enfermedades de transmisión sexual o el reciclado de aguas cloacales como fuente de agua potable en lugares necesitados.

gates1

Una de las grandes preocupaciones de Gates es la malaria, enfermedad que incluso le motivó a soltar un puñado de mosquitos durante una charla TED para tratar de concienciar sobre la gravedad de esta pandemia. Recientemente, Bill Gates ha apoyado el uso de la tecnología CRISPR para combatir la malaria, que permite ‘cortar’ genes para editar su secuencia, añadir nuevos genes o alterar los ya existentes. Además, la Fundación Bill y Melinda Gates ha invertido una gran cantidad de recursos en la lucha contra esta enfermedad durante años, incluyendo una subvención de más de 150 millones en 2014 para desarrollar vacunas contra la malaria.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.