Tecnología

El vídeo online demuestra su viabilidad con Netflix

Netflix, servicio de video onlineLos datos del primer trimestre para Netflix están a punto de llegar y los analistas esperan que los ingresos coloquen a la compañía a la cabeza del mercado del vídeo por suscripción. La distribución legal de contenidos vía streaming avanza poco a poco y un escenario de consumo online de cualquier contenido audiovisual cada vez parece más posible.

Netflix irrumpió en el mercado estadounidense cómo lo hacen muchas compañías que quieren destronar a un gigante: simplificando o mejorando los productos o servicios. En muchos casos, los propios gigantes se convierten en colaboradores involuntarios de su propio desplome ya que su condición de dominadores absolutos del mercado les impide analizar correctamente lo que sucede a su alrededor.

El gigante al que se enfrentó Netflix es BlockBuster, caso que debería de estudiarse en todas las escuelas de negocio. Netflix comenzó ofreciendo un servicio de alquiler y reparto a domicilio de DVDs basado en las suscripciones. Al mismo tiempo el vídeo online se fue estableciendo como una posibilidad muy real de comercialización, BlockBuster lo despreció y Netflix se entregó a esta tecnología.

El resultado es claro: BlockBuster se declaró en bancarrota y recientemente fue comprado en subasta por la compañía de televisión satelital Dish Network, por otro lado Netflix es el líder del mercado.

Otros servicios de vídeo online

La verdad es que Netflix no está sólo en el negocio del vídeo por streaming, Hulu es su más famoso competidor y además están proyectos como Google TV o Apple TV -que aún no está claro si son también sus competidores, si son contenedores destinados a competir con las plataformas de televisión de pago o si se establecerán como un actor nuevo en el modelo de negocio del Web TV.

Desde que lanzó su servicio de vídeo online, Netflix ha apostado por estar disponible en todas las plataformas y ésta puede ser una de las claves de su éxito.

WebTV en España

La industria de los contenidos está atravesando un proceso muy similar al que se enfrentó la industria musical hace unos años. Poco a poco se va estableciendo un formato de consumo a través de Internet que atrae a muchos usuarios pero que los productores y distribuidores temen que reduzca sus ingresos. De esta manera las expectativas de los consumidores de poder acceder al contenido desde cualquier parte del mundo, con las características (HD, versión original, doblajes, subtítulos, etc.) y en cualquier momento, hasta ahora no se han cumplido.

Por ejemplo tenemos que servicios como Netflix no están disponibles fuera de Estados Unidos. En Europa YouView de la BBC es uno de los proyectos más avanzados. En España hay algunos proyectos como Wuaki.TV o Voddler que acaba de anunciar su intención de entrar al mercado español, pero que de momento no han recibido el apoyo masivo de la industria.

Sobre el autor de este artículo

Edgar Camelo