Tecnología

Ventajas del blockchain para la industria financiera y de la banca

Escrito por Lara Olmo

Aunque el blockchain aún tiene que superar muchos obstáculos para acometer la transformación de la banca que promete, muchas instituciones están invirtiendo en esta tecnología para incorporarla en sus procesos, por el ahorro de costes y la seguridad que garantiza, entre otras ventajas.

En otras ocasiones te hemos contado que el blockchain tiene numerosas aplicaciones y que cuando se extienda su uso cambiará cientos de sectores industriales y sobre todo la forma en que se realizan y sellan transacciones. Pero lo cierto es que, mientras esto llega, donde más desarrollo está teniendo esta tecnología es, sin duda alguna, en el mundo de la banca y las finanzas.

Las principales entidades están invirtiendo millones en I+D para incorporar la cadena de bloques de forma progresiva en sus procesos, ya sea internos o que afecten directamente al cliente. El atractivo de esta tecnología reside en que permite ahorrar costes y recursos, acelerar los procedimientos y reforzar la protección contra el fraude.

Con el blockchain, la aparente revolución digital que está sufriendo muchos bancos (y que para algunos expertos es mera fachada, porque detrás se esconde la misma operativa de hace años) se hará por fin efectiva. Entonces, ¿por qué está costando tanto implementarlo?

Pues no tanto por cuestiones técnicas sino sobre todo legales; y es que la cadena de bloques plantea una serie de desafíos y vacíos legales que ni si quiera los sectores industriales que están ahondando en ella saben bien cómo resolver.

En este artículo vamos a centrarnos en las posibilidades que ofrece la cadena de bloques en el sector financiero. Si quieres consultar qué hitos se han logrado ya en sectores como el energético o el alimentario, tienes este artículo y este otro. Allá vamos:

1. Reducción del fraude

Se calcula que el 45% de los intermediarios financieros como los mercados de valores y los servicios de transferencia de dinero sufren delitos económicos cada año. La mayoría de los sistemas bancarios de todo el mundo emplean una base de datos centralizada, lo que la hace más vulnerable a los ciberataques, pues basta que ataquen el sistema una vez para tener un acceso completo a él.

El enorme potencial del blockchain para reducir este tipo de riesgo es lo que lo convierte en una tecnología tan atractiva, de ahí que cada vez la implanten más entidades. Al ser una base de datos distribuida, registra bloques de información y los entrelaza, lo que facilita la recuperación de la información y permite verificar que no se ha modificado.

2. Contratos inteligentes o smart contracts

Las cadenas de bloques permiten formalizar acuerdos y transacciones de forma confiada sin revelar información confidencial entre las dos partes y sin la necesidad de “árbitros” o intermediarios.

3. Pagos

Al no haber intermediarios, se reducen notablemente los costes que aún suponen muchas transacciones de hoy en día, donde participan varias partes.

4. Plataformas de trading

Las plataformas de trading sirven para analizar el mercado de valores e invertir. Hasta ahora los procesos de negociación y de liquidación eran complejos y arduos, lo que acarreaba unos costes considerables. Con el blockchain se pueden acelerar todos estos trámites y reducir los errores operativos y el fraude. Nasdaq, la segunda bolsa de valores electrónica y automatizada más grande de los Estados Unidos, ha sido pionera en utilizar la cadena de bloques, cuando empezó a registrar operaciones con ella a finales de 2015.

5. Identificación de clientes

Según una encuesta realizada por la firma Thomson Reuters, las instituciones financieras gastan entre 60 y 500 millones de dólares al año para mantener actualizados sus controles y procesos de supervisión de sus clientes (lo que se conoce como Know your Customer – KYC). La finalidad es evitar mantener relaciones comerciales con personas involucradas en blanqueo de capitales, terrorismo y otro tipo de actividades delictivas.

Con el blockchain las entidades pueden identificar a sus clientes almacenando su identidad digital en los bloques de la cadena, de forma íntegra y verificada, utilizando los contratos inteligentes que mencionábamos en el punto 2. Esto permite reducir el coste que acarrea tanto la integración de nuevos datos de clientes como el monitoreo continuo de esa información.

 

Vía | Forbes

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.