Tecnología

A la venta los archivos digitales de segunda mano, ReDigi

En el mundo startup es bien sabido que un proyecto relacionado con la música es una mala idea. Los actores de la industria musical son muy poco dados a apoyarse entre sí y están muy acostumbrados a los juzgados cuando se trata de dar la bienvenida a nuevas tecnologías y compañías, sobre todo si tienen que ver con las ventas digitales y los archivos compartidos.

Por lo que no es difícil ser escéptico con la nueva startup llamada ReDigi, que tiene planes para lanzar un mercado online en donde se pueda vender, legalmente, los archivos musicales.

Según la compañía, el mercado de ReDigi será una tienda contemporánea de discos de segunda mano, a donde los clientes puedan llevar sus archivos y CDs para venderlos o comprar música usada a precios bajos. El problema es que la transferencia de propiedad de los archivos digitales es bastante más complicada que el hecho de intercambiar un CD viejo por unos cuantos euros.

Comprar y vender MP3 de segunda mano, ¿es legal y técnicamente posible?

ReDigi defiende que está intentando satisfacer una demanda muy extendida entre consumidores: el deseo de deshacerse de música que ya no quieren. “El usuario típico utiliza solamente el 20 por ciento de la música de sus bibliotecas. El balance representa mucho dinero y espacio de almacenamiento desaprovechado en sus ordenadores y dispositivos móviles”, asegura John Ossenmacher, CEO de ReDigi. “Con los aspectos legales relacionados con la venta y el intercambio de música digital, la gente ha estado atrapada con las canciones que no quieren, o forzadas a borrarlas (…) ReDigi es la respuesta a ese problema”.

Desde ReDigi aseguran que cuentan con la tecnología necesaria para solucionar estos problemas, sin embargo no han hecho público su funcionamiento ni sus características.

La propiedad de contenido digital, ¿es diferente a la de los soportes físicos?

Los archivos de música digital fueron alguna vez vistos por la industria como algo ilegal. Se deducía que un archivo MP3 había sido ‘arrancado y robado’ de un CD. A pesar de que ahora sea muy fácil comprar legalmente archivos MP3 (o en archivos de restricción), los derechos que se otorgan al consumidor son muy diferentes de los que se adquieren al comprar una copia física de un álbum.

Cuando se descarga un MP3 desde Amazon, por ejemplo, las condiciones del servicio dicen que “en base al pago de nuestras tarifas para Contenido Digital, le otorgamos un derecho no exclusivo, no transferible, para utilizar el Contenido Digital, para su entretenimiento no comercial, sujeto a y en concordancia con las Condiciones de Uso”.

De acuerdo con Hypebot, ReDigi asegura que le cederá a las empresas y artistas una parte de los ingresos, pero aún así parece difícil que este proyecto obtenga el visto bueno de la industria.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.