Tecnología

Un robot podría acabar con nuestra dependencia de los herbicidas

Escrito por Marcos Merino

Su capacidad de reconocer automáticamente las malas hierbas y aplicar microdosis de herbicida permite a estos dispositivos consumir hasta 20 veces menos químicos que los sistemas de pulverización convencionales.

Una empresa suiza llamada ecoRobotix ha anunciado en los últimos días su gran contribución a la agricultura automatizada: un robot con forma de mesa móvil capaz de eliminar las malas hierbas. Posiblemente, así dicho, no parezca una aportación muy ambiciosa ni revolucionaria, pero sus creadores están convencidos de que puede cambiar el modo en que los humanos modernos practicamos la agricultura.

Hoy en día, en todo el mundo se gastan aproximadamente 26.000 millones de dólares en herbicidas. Estos productos se pulverizan de manera indiscriminada sobre los cultivos, que en algunos casos han sido genéticamente modificados (o, al menos, seleccionados artificialmente) para resistir mejor dichos productos químicos. El problema es que suelen ser las mismas compañías multinacionales las que están detrás tanto de los químicos como de las semillas: Sygenta, DowDuPont, Bayer, etc. Pero el desbrozador de ecoRobotix promete socavar el negocio agroquímico recurriendo a la pulverización de precisión.

La agricultura de precisión, una industria de 9.530 millones de dólares en 2023

La idea es que el robot, que estaría alimentado por una serie de paneles solares, navegue libremente por el campo haciendo uso de tecnología GPS (aunque también puede ser operado manualmente a través un smartphone). Una cámara montada sobre un apéndice extensible le permitirá buscar por el suelo y distinguir (haciendo uso de inteligencia artificial) la maleza de los cultivos, para saber cuándo y dónde es necesario rociar microdosis de herbicida.

Esta funcionalidad permite a estos dispositivos consumir hasta 20 veces menos herbicida que los sistemas de pulverización convencionales. Esta compañía no es, sin embargo, la única que apuesta por la pulverización de precisión. Blue River, una startup con sede en Silicon Valley, ya ha desarrollado otro dispositivo con el mismo fin (identificación automática de malas hierbas y aplicación de microdosis de herbicidas), destinado a su uso en tractores.

Vía | DigitalTrends

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.