Tecnología

Un ingeniero aragonés de la NASA inventa un tejido metálico imprimible

Escrito por Marcos Merino

Raúl Polit-Casillas propuso crear una tela mecánica multifuncional en la que las que las diversas piezas se soldaran entre sí.

Raúl Polit-Casillas es un ingeniero español de sistemas de arquitectura espacial que lleva desde 2011 trabajando para el equipo de diseño y construcción de hábitats espaciales de la NASA, y que ahora ha creado para ellos un tejido metálico que puede ser fabricado en el espacio haciendo uso de impresoras 3D y que podría servir para crear trajes espaciales o elementos de las propias naves.

Pero Polit-Casillas afirma que su creación no sólo ofrece aplicaciones potenciales en el espacio (siendo útil para crear -por ejemplo- antenas, grandes superficies, sistemas de control térmico o protecciones contra micrometeoritos), sino que podría tener un papel relevante en el diseño de soluciones para problemas terrestres (capa protectora para ropa de trabajo, mejora de la tracción en ruedas sobre la nieve, uso en fachadas de edificios, etc).

Desde Pasadena (California), donde se localiza el Laboratorio de Propulsión de la NASA en el que trabaja, este científico aragonés de 38 años, afirma que su invento surgió de un proyecto nacido “de la necesidad de crear un sistema que fuera adaptable y que pudiera ser, en principio, fabricado en el espacio. […] Con este objetivo, empezamos a trabajar en la posibilidad de pensar en tejidos. El problema de los tejidos (de fibras) es que las máquinas para hacerlos son muy complejas, son telares, y no contamos con telares en el espacio”.

Por ello, Polit-Casillas propuso crear una tela mecánica multifuncional en la que las que las diversas piezas se soldaran entre sí (a diferencia de las técnicas de manufactura tradicionales): la impresión 3D permite depositar material en capas para crear el objeto en cuestión. Así, han logrado un material que “refleja la luz en una cara y se constituye como un radiador térmico en la otra, aumenta su superficie específica, es capaz de adaptarse prácticamente a cualquier geometría y finalmente resiste las tensiones en el plano del tejido”.

Vía | La Razón

Imagen | NASA

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.