Tecnología

Un Apple-I de 1976, aún funcional, subastado por 375.000 dólares

Escrito por Marcos Merino

Es una de las pocas unidades funcionales de ese revolucionario modelo que aún se conservan. Fue comprada por un empresario anónimo que pujó por Internet… por un precio muy superior al original (666 dólares).

El pasado martes se subastó un computador fabricado en 1976, un ejemplar extraordinariamente raro del primer equipo diseñado (y contruido a mano) por Steve Jobs y Steve Wozniak, el Apple-I… que sigue siendo funcional. No sólo es raro por el hecho de continuar funcionando, siendo una máquina de 1976, sino porque no llegaron a fabricarse ni dos centenares de ejemplares de dicho modelo. De hecho, se cree que hoy en día tan sólo sobreviven entre 60 y 70 equipos de Apple-I, no todos ellos funcionales.

El que nos ocupa ha sido vendido ahora (a “un empresario anónimo” que pujó por Internet) por 375.000 dólares en RR Auction, una casa de subastas con sede en Boston (EE.UU). “Nuestros expertos nos explicaron que podría haber unas 15 unidades en todo el mundo que funcionaran bien. Puedes conectar esto y trabajar como si fuera 1976. Es algo fantástico”, afirmaba un portavoz de RR Auction.

La historia de Apple en 30 fotografías

Pero… ¿qué destacaba en el Apple-I? Steve Wozniak afirmaba hace unos días en la BBC que era “bastante poco potente en comparación con el Apple-II, pero la Apple-I “sirvió para mostrarle al mundo la fórmula para un computador útil y asequible“. Una fórmula que ambos Steves optimizarían y ampliarían con la gama Apple-II, que llegaría a vender más de 5 millones de unidades y situando a Apple en su actual posición como la compañía más valiosa de la historia de los Estados Unidos.

Pero hay más: este modelo fue el primer ejemplo de plug-and-play (para los estándares de la época) y que no requería que el usuario lo ensamblara. Por primera vez, el usuario de informática podía limitarse a “enchufar y listo”. Siempre y cuando, claro está, dicho usuario hubiera comprado una fuente de alimentación, un monitor y un teclado, elementos que entonces no se incluían de serie junto a la CPU. Realmente, para los criterios actuales, se parecía más a una Raspberry Pi que a un computador.

Imagen | Cynde Moya

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.