Tecnología

La UE vende la neutralidad de la red

ue, neutralidad de la red, derechos de autorTras la aprobación por parte de los parlamentarios europeos del ACTA (Acuerdo contra la falsificación comercial) la neutralidad de la red ha sufrido un nuevo varapalo. Se trata de un paso más hacia la defensa a ultranza de los derechos de autor apoyada por los grupos de presión y a favor de la limitación de la web.

La Unión Europea acaba de adoptar una posición institucional, en bloque, sobre la neutralidad de la red. Después de la votación del Parlamento a favor del ACTA, la postura rígida que pretende dirimir las cuestiones de los derechos de autor ha recibido un nuevo impulso.

Con anterioridad ya había existido un posicionamiento no oficial por parte de algunos representantes europeos, con un apoyo directo al ACTA. Como el caso del comisario de Comercio Karel De Gucht, quien expresó públicamente su satisfacción en relación al tratado. “Doy la bienvenida al ACTA que allana el camino para luchar más eficazmente contra la falsificación en todo el mundo”, afirmó después de que el texto final se aprobara.

Ahora este texto final, diseñado por los gobiernos de Estados Unidos, México, Japón y los representantes de la Unión Europea, y al que se han adherido otros países (Australia, Canadá, Corea del Sur, Marruecos, Nueva Zelanda, Singapur, Suiza), ha sido aprobado por el Parlamento Europeo. Pero, ¿cuáles son las implicaciones de todo esto?

ue, neutralidad de la red, derechos de autorEn principio la votación del Parlamento, además de toda una declaración de intenciones, está aún pendiente de la aprobación de la Comisión Europea. Si ésta también emite su voto a favor del ACTA el proceso en las instituciones europeas habría terminado.

Desde el Parlamento aseguran que su votación supone “un paso en la dirección adecuada” para tratar el tema de los derechos de autor y la violación de la propiedad intelectual. Del mismo modo han añadido que se necesitará trabajar en el acuerdo, en un tono ambiguo que no indica en qué sentido podrían ir las modificaciones.

Sin embargo, es importante recordar que la puesta en marcha de los principios que rigen el ACTA no puede imponerse desde Europa sino que son los gobiernos nacionales los que deben adoptar la normativa. El Parlamento también ha destacado que el acuerdo no debería “tener impacto en los derechos fundamentales y la protección de datos, ni en los actuales esfuerzos de la UE para armonizar los derechos de propiedad intelectual o el comercio electrónico”

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.