Motor Tecnología

Uber, suspendida en la ciudad británica de Sheffield

uber oculto robo datos 57 millones cuentas

Londres no es la única ciudad británica que no renueva la licencia de operación de Uber: ahora la localidad de Sheffield tampoco da el visto bueno a que los coches de esta firma sigan circulando, aunque todo parece deberse a errores administrativos.

La licencia de Uber para operar en la ciudad de Sheffield, en el norte de Inglaterra, fue suspendida el viernes pasado después de que la startup norteamericana no respondiera a las solicitudes oficiales formuladas por el Consejo Municipal de esta urbe. Tras esta decisión, Uber puede continuar operando en esta localidad hasta el 18 de diciembre, aunque si decide apelar la suspensión podrá seguir haciéndolo hasta que ésta se resuelva.

Al parecer, todo el problema se debe a dos procesos administrativos equivocados que se han dado de forma simultánea. Por un lado, Uber ya presentó la solicitud para una nueva licencia el 16 de octubre, que los funcionarios locales siguen procesando. Por otro, la compañía asegura no haber recibido la correspondencia sobre estos requerimientos ya que se enviaban las cartas a una dirección incorrecta.

Recordemos que este no es el primer revés que sufre Uber en las islas británicas. Recientemente, la compañía se quedó sin licencia para seguir desarrollando su actividad en Londres. El regulador de transportes de la ciudadTransport for London (TFL) denegó en septiembre la solicitud de renovación de licencia de la empresa estadounidense debido a motivos de seguridad, una decisión que han aplaudido los taxistas locales y el sindicato de Transportes GMB, calificándola de “victoria histórica”. 

Todo ello se produce en un contexto más que adverso para Uber. Bajo la batuta del nuevo CEO, Dara Khosrowshahi, Uber sigue envuelta en un halo de peleas accionariales por su negativa a salir a Bolsa y su valoración milmillonaria que no se justifica con sus resultados financieros. No hemos de olvidar los casos de acoso sexual por doquier y las quejas de sus propios conductores contra la política de la empresa. Asimismo, sigue teniendo un enorme peso el caso judicial que Uber enfrenta por haber robado supuestamente miles de documentos sobre el coche autónomo de Waymo, filial de Alphabet/Google.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.